Yoga

Yoga con Ninoska: 5 posturas para activar el chakra de la creatividad Svadhisthana

El segundo chakra es el centro de la creatividad, si su energía está equilibrada, sentirás que tu vida fluye con armonía y serás capaz de aceptar los cambios a tu alrededor. En las siguientes líneas descubre cómo desbloquear Svadhisthana.

Yoga con Ninoska: 5 posturas para activar el chakra de la creatividad Svadhisthana
Yoga con Ninoska: 5 posturas para activar el chakra de la creatividad Svadhisthana

En el artículo anterior abordamos de manera general Muladhara, el primero de los siete centros energéticos del ser humano, en esta ocasión te explicamos cómo equilibrar Svadhisthana, el segundo chakra del cuerpo situado en la zona del sacro, en la parte baja del abdomen, relacionado con nuestras emociones, instintos creativos y sexualidad.

Svadhisthana influye en la manera cómo percibimos el mundo y nos relacionamos con el resto de las personas, de allí que su apertura sea indispensable para poder disfrutar la vida al máximo sin ataduras emocionales. La instructora de yoga Ninoska Bermúdez nos compartió cinco posturas de yoga para purificar, desbloquear y equilibrar el segundo chakra.

Supta Baddha Konasana

Supta Baddha Konasana

Para entrar en Supta Baddha Konasana, partimos de Baddha Konasana, sentada sobre una esterilla con la espalda erguida, las rodillas completamente flexionadas, las plantas de los pies juntas, lo más cerca de la pelvis, con las manos sujetando ambos pies por el exterior.  Desde esta posición inclina lentamente el torso hacia atrás lo más que puedas, apoya primero las manos y luego los antebrazos en la esterilla. Abre las caderas presionando suavemente las rodillas hacia abajo, hasta bajar por completo el torso. Coloca las manos al interior de los muslos, para empujar las piernas hacia afuera y las ingles hacia abajo. Por último coloca los brazos a los lados del cuerpo para mantener la posición durante cinco respiraciones.

Salabhasana

Salabhasana  

Túmbate boca abajo sobre una esterilla con los brazos a los lados del tronco y la frente contra el suelo. Inhala para estirar todo el cuerpo, junta los dedos gordos de los pies, contrae los glúteos y luego exhala para despegar la cabeza, el pecho, los brazos, las manos  y las piernas del suelo, manteniendo el apoyo en las costillas inferiores y el vientre. El cuerpo debe tener un único punto de apoyo con la zona abdominal. Una vez en Salabhasana, mantente en esta posición durante cinco respiraciones para regresar al punto inicial.

Ustrasana

Ustrasana 

Para hacer Ustrasana ponte de rodillas sobre la esterilla con la espalda recta, las piernas separadas al ancho de las caderas y los dedos de los pies apoyados en el suelo, cuidando de que el empeine no toque el piso. Desde esta posición estira los brazos hacia delante, paralelos al suelo, luego echa la espalda hacia atrás junto con los brazos hasta que logres tocar tus pies con ambas manos o al menos los dedos. Mantente así durante cinco respiraciones y luego regresa a la postura inicial. 

Makarasana

Makarasana 

La postura del Cocodrilo como también se le conoce, es una de las mejores asanas de relajación para trabajar la respiración diafragmática. Para entrar en Makarasana, échate en el piso boca abajo sobre una esterilla, con las piernas estiradas y separadas al ancho de los hombros, las puntas de los pies hacia afuera y los talones hacia dentro. Coloca las manos en los codos opuestos y luego lleva hacia ti de tal manera que los hombros y la parte superior del pecho queden ligeramente separados del suelo, dejando descansar la frente en los antebrazos. En este punto cierra los ojos para relajar todo el cuerpo, manteniéndote así durante cinco respiraciones.

Sukhasana

Sukhasana

Finaliza la sesión de yoga con esta postura de meditación. Para hacer Sukhasana siéntate en el piso sobre una esterilla, con las piernas completamente estiradas y la espalda recta. Luego flexiona las rodillas y cruza ambos pies hasta alcanzar el gemelo de la pierna contraria. Ahora con la ayuda de las manos, empuja lentamente los pies para tratar de situarlos debajo de las rodillas. Una vez que estés con las piernas cruzadas, cierra los ojos y apoya las manos -preferiblemente con las palmas abiertas mirando hacia arriba- sobre las rodillas. Mantén esta postura durante cinco minutos enfocándose en la energía de Svadhisthana.

Más Noticias

Más Noticias