Yoga

Yoga con Ninoska: Aprende a canalizar la energía del cuarto chakra Anahatha

En anteriores artículos te mostramos cómo equilibrar la energía de Muladhara, Svadhisthana y Manipura, los tres principales chakras del cuerpo, en esta entrega te guiamos en la práctica de cinco posturas de yoga para armonizar Anahatha.

Yoga con Ninoska: Aprende a canalizar la energía del cuarto chakra Anahatha
Yoga con Ninoska: Aprende a canalizar la energía del cuarto chakra Anahatha

Anahatha, el cuarto chakra del cuerpo vital, se halla detrás del corazón, por lo que su área de irradiación es el centro del pecho, el lugar donde posamos por instinto las manos para expresar nuestros sentimientos. Su pleno equilibrio se manifiesta en una increíble capacidad de amar desinteresadamente sin esperar nada a cambio.

Ahora bien, si te preguntas cómo alcanzar toda la energía contenida en el centro del pecho para poder expresar el amor pleno, la instructora Ninoska Bermúdez nos compartió cinco posturas de yoga para armonizar el cuarto de los siete principales centros energéticos del cuerpo, Anahatha

Para adentrarte en esta sesión, ten presente que la respiración es el elemento esencial del yoga, además recuerda que solo la práctica continúa hará que el progreso sea rápido y de forma natural, por lo que antes de realizar cualquier postura es conveniente estudiar todos los detalles técnicos que te compartimos a continuación para alcanzar tus objetivos.

Bhujangasana

Bhujangasana 

La postura de la Cobra es excelente para activar los músculos de los brazos, debido a que buena parte del esfuerzo recae en ellos. Para hacer esta asana, échate en el piso boca abajo sobre la esterilla, con las piernas estiradas y las palmas de las manos debajo de los hombros. Toma aire para luego levantar la parte superior del cuerpo en la medida que estiras ambos brazos, echando hacia atrás la cabeza y la espalda. Es importante que mantengas en todo momento la cadera y las piernas junto al suelo. Cuando alcances Bhungasana aguanta 10 segundos y repite tres veces.

Utthita Trikonasa

Utthita Trikonasa 

Para realizar la postura del Triángulo extendido inicia en Tadasana. Da un paso largo con la pierna derecha hacia el lado, para estirar la zona de los aductores. Gira el pie derecho hacia la derecha y mantén el izquierdo mirando hacia adelante. Eleva los brazos y abre en forma de cruz, luego respira profundamente y manteniendo esta posición realiza una inclinación lateral hacia la derecha. Baja todo lo que puedas hasta llegar al suelo, con la cabeza mirando hacia arriba. 

Parivrtta Sukhasana

Parivrtta Sukhasana 

La postura Fácil, como también es conocida en español esta asana de yoga, es de mucha utilidad para desintoxicar el cuerpo y la mente. Siéntate en el piso sobre una esterilla y cruza las piernas, con la espalda recta en Sukhasana. Coloca la mano derecha en la rodilla izquierda, mientras llevas la mano contraria al piso por detrás de la espalda. Desde esta posición, gira el torso hacia atrás, en dirección de la mano izquierda, manteniendo en todo momento la espalda recta. Aguanta la postura por espacio de cinco respiraciones.

Matsayasana

Matsayasana 

La postura del Pez es de mucha utilidad para tonificar las piernas. Para hacer esta asana comienza echándote en el piso boca arriba sobre una esterilla, con los antebrazos y la cadera apoyados en el suelo para soportar el peso del cuerpo. Inspira profundamente para estiras ambas piernas, una vez que hayas alcanzado una posición óptima, mantente así por espacio de cinco respiraciones y  luego desciende lentamente mientras expulsa el aire de tus pulmones. 

Sukhasana

Sukhasana

Finaliza la sesión de yoga con esta postura de meditación. Para hacer Sukhasana siéntate en el piso sobre una esterilla, con las piernas completamente estiradas y la espalda recta. Luego flexiona las rodillas y cruza ambos pies hasta alcanzar el gemelo de la pierna contraria. Ahora con la ayuda de las manos, empuja lentamente los pies para tratar de situarlos debajo de las rodillas. Una vez que estés con las piernas cruzadas, cierra los ojos y apoya las manos -preferiblemente con las palmas abiertas mirando hacia arriba- sobre las rodillas. Mantén esta postura durante cinco minutos enfocándose en la energía de Anahatha.

Más Noticias

Más Noticias