Yoga

Yoga con Ninoska: Así puedes equilibrar la energía del quinto chakra Vshuddha

Si existe cierta incapacidad para expresarnos, trabajar en los chakras inferiores nos brinda una oportunidad para superar los miedos. La maestra Ninoska Bermúdez nos guía en la práctica de cuatro posturas de yoga para equilibrar la energía de Vshuddha.

Yoga con Ninoska: Así puedes equilibrar la energía del quinto chakra Vshuddha
Yoga con Ninoska: Así puedes equilibrar la energía del quinto chakra Vshuddha

Ubicado en la zona del plexo laríngeo en la garganta, Vshuddha, el quinto chakra del cuerpo sutil, está relacionado con la capacidad de comunicarnos y expresarnos con palabras amables, consideradas y sinceras, y a su vez saber escuchar la verdad del otro, es por ello que está estrechamente vinculado con Anahata, el chakra del corazón. 

La instructora de yoga Ninoska Bermúdez recomienda cinco posturas (Halasana, Ardha Matsyendrasana, Simhasana y Sukhasana) para armonizar el quinto centro energético del cuerpo, Vshuddha, cuyo desequilibrio puede manifestarse mediante la incapacidad de expresarse claramente, en caso de deficiencias o puede conducirnos a verborreas incontenibles si existe un exceso.

Halasana

Halasana

Para hacer la postura del Arado partimos de Savasana, tendidos en el suelo boca arriba, con las piernas semi abiertas y los brazos ligeramente separados del torso. Dobla las piernas, apoya los pies sobre la esterilla, luego impulsa la cadera hacia arriba y da un salto con fuerza hacia dentro con los pies para levantar las piernas por encima del torso. Una vez que la espalda quede perpendicular al suelo, apoya los pies en la esterilla, detrás de la cabeza, y , si puedes, entrecruza los dedos de las manos manteniendo los brazos todo el tiempo estirados sobre el suelo.

Ardha Matsyendrasana

Ardha Matsyendrasana 

Siéntate sobre una esterilla con las piernas estiradas delante de ti, la espalda erguida y los brazos a ambos lados del torso. Dobla la pierna derecha y cruza por encima de la otra para apoyar la planta del pie en el suelo cerca de la rodilla izquierda. Luego flexiona la pierna izquierda para llevar el pie cerca de la cadera derecha. En este punto inhala para estirar el cuerpo hacia arriba y al exhalar gira lentamente hacia la derecha. La torsión debe comenzar en el sacro, después la zona lumbar, dorsal y cervical. 

Apoya la mano derecha en el suelo detrás de ti para acentuar la torsión, lleva el brazo izquierdo por encima de la rodilla para coger el pie derecho con la mano izquierda y despega la mano derecha del piso, flexiona el codo para rodear la cintura por detrás con el brazo. Ahora gira la cabeza dirigiendo la mirada hacia atrás y cuando hayas llegado a Ardha Matsyendrasana, mantente así durante cinco respiraciones completas.

Simhasana

Simhasana

Siéntate en Dandasana, con la espalda recta y las piernas estiradas delante de ti. Dobla la rodilla derecha y lleva el pie debajo de la nalga izquierda, luego flexiona la rodilla izquierda para colocar el pie debajo del glúteo derecho, de tal manera que el tobillo derecho quede por encima del izquierdo, manteniendo los empeines en contacto con el suelo. Una vez hecho esto siéntate sobre los talones.

Inclina el torso hacia delante, desplazando el peso del cuerpo hacia los muslos y las rodillas. Ahora coloca las manos sobre las rodillas opuestas, estira los brazos para presionar las rodillas firmemente con las manos, mientras llevas el pecho hacia delante y arriba. En este punto realiza una inhalación profunda para abrir la mandíbula y estirar la lengua hacia la barbilla. Cuando estés en Simhasana, aguanta durante cinco respiraciones.

Sukhasana

Sukhasana

Finaliza la sesión de yoga con esta postura de meditación. Para hacer Sukhasana siéntate en el piso sobre una esterilla, con las piernas completamente estiradas y la espalda recta. Luego flexiona las rodillas y cruza ambos pies hasta alcanzar el gemelo de la pierna contraria. Ahora con la ayuda de las manos, empuja lentamente los pies para tratar de situarlos debajo de las rodillas. Una vez que estés con las piernas cruzadas, cierra los ojos y apoya las manos -preferiblemente con las palmas abiertas mirando hacia arriba- sobre las rodillas. Mantén esta postura durante cinco minutos enfocándose en la energía de Vshuddha.

Más Noticias

Más Noticias