Yoga

Yoga con Ninoska: Cómo equilibrar el tercer chakra Manipura

Si careces de iniciativa, entusiasmo, ambición, has experimentado irritabilidad, agresividad o deseo de querer controlarlo todo, es probable que la energía del tercer chakra esté desequilibrada. Conoce cómo hacer fluir la energía de Manipura.

Yoga con Ninoska: Cómo equilibrar el tercer chakra Manipura
Yoga con Ninoska: Cómo equilibrar el tercer chakra Manipura

El tercero de los siete principales chakras del cuerpo se llama Manipura, que en sánscrito significa "gema brillante" y está relacionado con el elemento fuego. Situado en la zona del plexo solar, en la parte alta del abdomen, Manipura está relacionado con nuestro sentido de control y coordinación, fuerza de voluntad y con la capacidad de materializar nuestros propósitos.

En este artículo, el tercero de una sesión de yoga diseñada por la instructora Ninoska Bermúdez, te guiamos en la práctica de cinco posturas o asanas para equilibrar la energía del chakra Manipura y de esta manera conocer tu propio poder personal, y en lo físico gozar de un metabolismo equilibrado y de buena salud digestiva.

Sethu Bandhasana

Sethu Bandhasana

Para introducirte en la postura del Puente túmbate sobre una esterilla boca arriba, con los brazos extendidos a los lados del cuerpo y las piernas estiradas. Dobla las rodillas y apoya los talones donde antes estaban las rodillas. Estira la espalda, presiona las manos contra el suelo y luego inhala profundamente para levantar la cadera hasta formar una línea recta desde las rodillas hasta los hombros. Lleva los brazos debajo del cuerpo para entralazar los dedos de ambas manos y una vez hecho esto levanta aún más cadera, para ello puedes apoyar los codos en la alfombrilla. Aguanta la posición durante cinco respiraciones antes de regresar al punto inicial.

Dhanurasana

Dhanurasana

Para hacer la postura del Arco, túmbate en el piso boca abajo con ambos brazos estirados hacia delante y los pies separados al ancho de los hombros. Dobla una pierna, acerca el talón al glúteo y sujeta con la mano del mismo lado por el impeine. Repite el procedimiento con la pierna contrario, para luego elevar ambas piernas con la ayuda de los brazos. Mantente así durante 10 segundos, para luego regresar a la posición inicial.

Adho Mukha Svanasana

Adho Mukha Svanasana 

Esta asana es un clásico del yoga, cuyo nombre recuerda a un perro que se estira, haciendo hincapié en los hombros, los glúteos, los isquiotibiales y los gemelos, además ayuda a fortalecer la musculatura de la espalda. Para realizar la postura del Perro boca abajo puedes partir de una posición de pie, con las piernas separadas al ancho de la cadera. Inhala profundamente y eleva los brazos hacia el cielo, luego al exhalar flexiona la cadera hasta hasta tocar el suelo con las manos. Desde esta posición da un paso hacia atrás para adoptar la postura de V invertida. Mantente así durante cinco respiraciones.

Paschimottanasana

Paschimottanasana

Para hacer la postura de la Pinza sentada, siéntate en el suelo sobre una esterilla con las piernas juntas y estiradas delante de ti, el tronco recto y las palmas de las manos apoyadas en el suelo apuntando en dirección a los pies. Ahora eleva los brazos hasta alinearlos con el tronco en posición vertical, respira profundamente para luego doblar la parte superior del cuerpo hasta plegar completamente a las piernas, manteniendo en todo momento los brazos y la espalda estirados. Cuando estés en Paschimottanasana agarra los pies con las manos y aguanta durante cinco respiraciones.

Chakrasana

Chakrasana 

A diferencia de Dhanurasana, la postura del puente se realiza boca arriba. Comienza en Shavasana y dobla las rodillas apoyando completamente la planta de los pies sobre la esterilla. Levanta los brazos doblando los codos, gira las muñecas para presionar el suelo con las palmas de las manos ubicadas debajo de los hombros. Ahora inhala para levantar la cadera y la espalda al mismo tiempo, echando la cabeza hacia atrás y estirando los brazos para que la columna que arqueada. Presiona las palmas de las manos y las plantas de los pies contra el suelo para conseguir equilibrio. Aguanta la posición durante cinco respiraciones para después regresar al punto inicial.

Sukhasana

Sukhasana

Finaliza la sesión de yoga con esta postura de meditación. Para hacer Sukhasana siéntate en el piso sobre una esterilla, con las piernas completamente estiradas y la espalda recta. Luego flexiona las rodillas y cruza ambos pies hasta alcanzar el gemelo de la pierna contraria. Ahora con la ayuda de las manos, empuja lentamente los pies para tratar de situarlos debajo de las rodillas. Una vez que estés con las piernas cruzadas, cierra los ojos y apoya las manos -preferiblemente con las palmas abiertas mirando hacia arriba- sobre las rodillas. Mantén esta postura durante cinco minutos enfocándose en la energía de Manipura.

Más Noticias

Más Noticias