Yoga

Yoga en casa: 5 posturas para calmar la mente y relajar el cuerpo

Hay muchas razones para hacer yoga en casa y en este artículo te compartimos cinco posturas para que aprendas a calmar la mente, de tal manera que tus pensamientos no se conviertan en una montaña rusa de emociones.

Yoga en casa: 5 posturas para calmar la mente y relajar el cuerpo
Yoga en casa: 5 posturas para calmar la mente y relajar el cuerpo

Continuando con las sesiones de Saludo a la Luna o Chandra Namaskar, en este artículo te compartimos una serie de posturas de yoga (sentadas y de pie), que crean un flujo de movimientos para inducir al cuerpo a un estado profundo de relajación. Cada una de las asanas están conectadas entre sí, para hacer de la práctica de esta disciplina milenaria una poderosa herramienta para transformar cuerpo y mente. 

Yoga en casa: Ardha Baddha Padma Paschimottanasana

Ten presente que al inicio de cada sesión de yoga en casa diseñada por la instructora Ninoska Bermúdez, debes comenzar juntando las palmas, a la altura del pecho, con los pulgares descansando sobre el esternón, haciendo Namaskar Mudra, una señal de reverencia o saludo profundo que conecta los 5 elementos naturales con los 5 sentidos:  tierra, agua, fuego, aire y éter con el olfato, gusto, vista, tacto y oído.

Ardha Baddha Padma Paschimottanasana

Para hacer la media postura del Loto atado con estiramiento intenso de la espalda, siéntate en Dandasana con la espalda erguida y las piernas estiradas hacia el frente. Flexiona la rodilla derecha y con la mano del mismo lado lleva hacia afuera y hacia atrás. Ahora coloca ambas manos por debajo del tobillo y la espinilla para elevar la pierna derecha del piso, mientras mueves la rodilla hacia delante y el talón hacia el ombligo. Una vez hecho esto, la rodilla derecha debe estar cerca de la izquierda, de tal manera que ambos muslos estén casi paralelos. Descansa el pie derecho sobre el pliegue izquierdo de la cadera, extiende ambos brazos para tomar el pie izquierdo, mira hacia arriba, expande el pecho y lleva las costillas hacia atrás. Permanece así durante cinco respiraciones.

Ardha Chandrasana 

Partiendo de Tadasana, inhala profundamente para abrir las piernas con al menos un metro de distancia entre sí. Ahora exhala para realizar una torsión de tobillo, gira el pie derecho hacia la derecha y una vez hecho esto dobla la rodilla del mismo pie e inclínate sobre ella. Inspira profundamente para luego apoyar la mano derecha sobre la esterilla, muy por encima del pie derecho. Apunta la cara hacia arriba, apoya la mano izquierda sobre el muslo de la pierna del mismo lado y deja caer todo el peso del cuerpo sobre la mano derecha para levantar la pierna izquierda completamente estirada. Mantente así durante cinco respiraciones.

Paschimottanasana

Para hacer la postura de la Pinza sentada, siéntate en el suelo sobre una esterilla con las piernas juntas y estiradas delante de ti, el tronco recto y las palmas de las manos apoyadas en el suelo apuntando en dirección a los pies. Ahora eleva los brazos hasta alinearlos con el tronco en posición vertical, respira profundamente para luego doblar la parte superior del cuerpo hasta plegar completamente a las piernas, manteniendo en todo momento los brazos y la espalda estirados. Cuando estés en Paschimottanasana agarra los pies con las manos y aguanta durante cinco respiraciones.

Dandasana 

Para hacer la postura del Bastón siéntate sobre una esterilla con las piernas juntas, estiradas hacia delante, los pies apuntando hacia ti, la espalda recta y los brazos a ambos costados del cuerpo. Inhala para apoyar las manos en el suelo con los dedos en dirección a los pies. Manteniendo la cabeza arriba, con la barbilla paralela al suelo, relaja todo el cuerpo, mientras lo haces cierra los ojos durante cinco respiraciones. 

Prasthanasana

Para cerrar esta sesión de yoga en casa, colócate de pie sobre una esterilla, con la espalda recta y las piernas ligeramente separadas. Inhala profundamente y mientras lo haces une las palmas en Anjali mudra o Namaskar mudra, coloca a la altura del pecho con los pulgares descansando sobre el esternón, mediante una ligera presión. Si deseas puedes cerrar los ojos para despejar la mente y relajar el cuerpo, manteniendo la posición por espacio de cinco respiraciones.

Más Noticias

Más Noticias