Yoga

Yoga en casa: 6 increíbles posturas para flexibilizar tu cuerpo

Si eres una de las cientos de miles de personas que se ha sumado a la práctica de esta disciplina milenaria, en este artículo te mostramos cómo estirar tu cuerpo al máximo para alcanzar un estado pleno de relajación con esta primera sesión de yoga en casa.

Yoga en casa: 6 increíbles posturas para flexibilizar tu cuerpo
Yoga en casa: 6 increíbles posturas para flexibilizar tu cuerpo

Practicar yoga en casa es una excelente opción para mantener nuestro bienestar espiritual y físico. En este artículo, el primero de una serie de cinco sesiones diseñadas por la instructora Ninoska Bermúdez, te compartimos seis posturas de yoga que además de ayudarte a estirar las caderas, la espalda, los brazos y las piernas, aumentar la circulación y dar mayor amplitud a la pelvis, tienen un impacto positivo en la mente.

Relaja tu cuerpo con Pranamasana

Pranamasana

Conocida en español como postura de la Plegaria, debido a la posición que adoptan las manos Colócate de pie, con la espalda recta, las piernas estiradas, como si estuvieses en Tadasana. Junta las palmas de las manos delante del pecho, apoyando los dedos pulgares en el esternón para relajar los hombros, en un gesto universal de plegaria. Mantente así durante cinco respiraciones, si lo deseas puedes cerrar los ojos.

Uttanasana

Partiendo de Tadasana, inhala llevando las manos al cielo y exhala doblando lentamente el tronco hacia delante, manteniendo las piernas firmes y estiradas. Mientras doblas el cuerpo hacia delante estira al máximo la espalda, intenta empujar la cadera para atrás y arriba, para que al flexionar el cuerpo, el pecho y al abdomen se junten a los mulos. Un truco para respirar mientras estás en la postura de la Pinza, es elevar y estirar ligeramente el torso cada vez que inhales y en el caso contrario, pega el torso a las piernas con cada espiración. Aguanta durante cinco respiraciones antes de regresar a la posición inicial.

Utkata Konasana

También conocida como la postura de la Diosa, esta es una asana poderosa con la que puedes trabajar las piernas, las caderas y la musculatura de la espalda baja. Partiendo de Tadasana, lleva una pierna hacia el costado, con las puntas de los pies mirando hacia afuera. Con una exhalación dobla las rodillas a 90 grados y luego baja la cadera para que quede alineada a la altura de las rodillas. Una vez en esta posición, estira la espalda, levanta los brazos extendidos a la altura de los hombros y dobla a 90 grados con las manos apuntando hacia arriba.

Parivritta Trikonasana

La postura del Triángulo involucra todos los músculos del cuerpo, por lo que es perfecta para liberar tensiones, activar los pulmones y la circulación. Para hacer esta asana colócate de pie sobre una esterilla, inhala profundamente para dar un paso largo con la pierna derecha hacia el lado, estirando la zona de los aductores. Gira el pie derecho hacia un lado y mantén el izquierdo mirando hacia adelante. Abre los brazos en cruz y luego exhala para realizar una inclinación lateral hacia la derecha. Baja todo lo que puede manteniendo la cabeza mirando hacia arriba. Mantente así durante cinco respiraciones antes de regresar a la posición inicial.

Ashwa Sanchalanasana

Esta postura ayuda a fortalecer las piernas y los brazos, así como a flexibilizar la ingle y las caderas. Para hacer la postura  del Corredor, colócate de cuclillas sobre una esterilla, con la espalda recta. Inhala profundamente para llevar la pierna derecha hacia atrás, apoyando la punta del pie sobre el tapete. Dobla la pierna izquierda, formando un ángulo de 90 grados entre el muslo y la pantorrilla. Una vez aquí, baja el torso, mantén la espalda bien recta y apoya las manos a los lados del pie adelantado. Aguanta cinco respiraciones para regresar a la posición inicial.

Utthita Balasana

Para hacer la postura del Niño comienza colocándote de rodillas sobre la esterilla, siéntate sobre los talones y estira los brazos por encima de la cabeza para luego flexionar el tronco completamente hacia delante de tal manera que la frente descanse en el suelo. Una vez en esta posición inhala y exhala profundamente para presionar las manos hacia atrás y mantener los glúteos y los talones pegados al piso. Extiende los hombros hacia afuera lejos de las orejas, manteniendo el húmero conectado con la escápula y relaja el cuello. Cuando estés en Utthita Balasana mantente así por espacio de cinco respiraciones.

Más Noticias

Más Noticias