Yoga

Yoga para principiantes con Ninoska: 7 posturas para estabilizar cuerpo y mente

Cuando los problemas comienzan a apilarse como la ropa sucia, nada mejor que el yoga para deshacernos de esa mala energía. Estas posturas para principiantes serán de mucha utilidad para alcanzar el equilibrio y la armonía que tu cuerpo necesita.

Yoga para principiantes con Ninoska: 7 posturas para estabilizar cuerpo y mente
Yoga para principiantes con Ninoska: 7 posturas para estabilizar cuerpo y mente

La mente y el cuerpo están conectados entre sí, pero en ocasiones tenemos la mente tan ocupada por problemas o preocupaciones que resulta imposible relajarnos. Estabilizar cuerpo y mente puede ser un tarea sencilla poniendo en práctica una serie de posturas de yoga combinadas con la respiración, como las que te presentamos en el siguiente artículo, el segundo de una serie de sesiones de yoga para principiantes diseñadas por la instructora Ninoska Bermúdez.

Equilibra cuerpo y mente con Uttanasana

La meta de esta sesión es desarrollar el equilibrio entre cuerpo y mente, mediante la concentración, para mejorar la estabilidad física y nerviosa. Estas siete posturas de yoga que detallamos a continuación son excelentes para fortalecer la musculatura de las piernas y los brazos, e integrar la mitad superior e inferior del cuerpo para restablecer el equilibrio y la armonía.

Tadasana

La postura de la Montaña es una de las asanas más básicas de yoga y punto de partida del resto de las posturas de pie. Durante toda su ejecución es fundamental que te enfoques en la respiración y en tu cuerpo. Para hacer Tadasana tienes que mantener el cuerpo extendido, de pie, recto, hacia arriba, con las piernas juntas y firmes como una roca. La mente atenta y tranquila, respirando hondamente cinco veces para mantener el equilibrio en todo el cuerpo.

Uttanasana 

Partiendo de Tadasana, inhala llevando las manos al cielo y exhala doblando lentamente el tronco hacia delante, manteniendo las piernas firmes y estiradas. Mientras doblas el cuerpo hacia delante estira al máximo la espalda, intenta empujar la cadera para atrás y arriba, para que al flexionar el cuerpo, el pecho y al abdomen se junten a los mulos. Un truco para respirar mientras estás en la postura de la Pinza, es elevar y estirar ligeramente el torso cada vez que inhales y en el caso contrario, pega el torso a las piernas con cada espiración.

Ardha Chandrasana 

Partiendo de Tadasana, abre las piernas con al menos un metro de distancia entre sí. Realiza una torsión de tobillo para girar el pie derecho hacia la derecha y una vez hecho esto dobla la rodilla del mismo pie e inclínate sobre ella. Inspira profundamente para luego apoyar la mano derecha sobre la esterilla, muy por encima del pie derecho. Una vez hecho esto, apunta la cara hacia arriba, apoya la mano izquierda sobre el muslo de la pierna del mismo lado y deja caer todo el peso del cuerpo sobre la mano derecha para levantar la pierna izquierda completamente estirada. Mantente así durante cinco respiraciones.

Utkatasana 

Esta es una de las asanas de yoga favoritas para activar la musculatura de la espalda, el abdomen y las piernas, mientras elongas todo el cuerpo. Para hacer la postura de la Silla colócate de pie con los brazos a ambos lados del cuerpo y las piernas separadas al ancho de la cadera. Inhala profundamente para luego levantar los brazos rectos en forma vertical, con las palmas de las manos enfrentadas y los dedos apuntando al cielo. Luego exhala mientras flexionas las rodillas de tal manera que queden alineadas con los tobillos. Mantente así por al menos cinco respiraciones y asegúrate de tener la espalda recta.

Virabhadrasana 

Partiendo de Tadasana inspira y espira profundamente tres veces. Luego separa las piernas con una abertura aproximada de seis centímetros, eleva los brazos en posición vertical y a partir de allí da un paso con la pierna derecha y flexiona la rodilla, dejando estirada la izquierda para formar un ángulo de 90 grados.

Deja caer todo el peso del cuerpo sobre la pierna derecha y cuando hagas esto sentirás como aumenta la tensión en la pierna que quedó atrás, cuyo pie debe estar totalmente apoyado en el piso. Una vez que hayas alcanzando Virabhadrasana I, mantén la posición por espacio de cinco respiraciones, tiempo durante el cual deberás tener la espalda recta con los brazos en alto.

Utthita Balasana 

Comienza colocándote de rodillas sobre la esterilla, siéntate sobre los talones y estira los brazos por encima de la cabeza para luego flexionar el tronco completamente hacia delante de tal manera que la frente descanse en el suelo. Una vez en esta posición inhala y exhala profundamente para presionar las manos hacia atrás y mantener los glúteos y los talones pegados al piso. Extiende los hombros hacia afuera lejos de las orejas, manteniendo el húmero conectado con la escápula y relaja el cuello. Cuando alcances la postura del Niño mantente así por espacio de cinco respiraciones.

Shavasana 

Finalizamos la sesión con la postura del Cadáver, una de las asanas más difíciles de yoga, ya que su propósito es relajar cada músculo del cuerpo. Para hacer Shavasana, túmbate en el piso boca arriba sobre una esterilla con las manos separadas a ambos lados del cuerpo, las palmas de las manos mirando hacia arriba y los pies ligeramente abiertos. En esta postura el cuerpo debe permanecer quieto, con la cabeza apuntando hacia arriba, los ojos cerrados, mientras la menta está presente, alerta y serena.

Más Noticias

Más Noticias