Yoga

Yoga para principiantes con Ninoska: Desarrolla tu equilibrio con estas posturas

Si no tienes tiempo para ir al gimnasio o al estudio de yoga, en este artículo te compartimos la primera de cinco sesiones de yoga para principiantes en casa, con posturas adecuadas para que comiences a crecer progresivamente.

Yoga para principiantes con Ninoska: Desarrolla tu equilibrio con estas posturas
Yoga para principiantes con Ninoska: Desarrolla tu equilibrio con estas posturas

Se cuentan por millones el número de personas que han descubierto en esta práctica milenaria, una alternativa para conectar de manera armónica la mente, el cuerpo y el espíritu, combinando la respiración y una series de asanas o posturas corporales, cuyos beneficios para la salud han sido demostrados por la ciencia y validados en diversos estudios.

Desarrolla tu equilibrio con Tadasana

En este artículo, el primero de una serie de cinco sesiones de yoga para principiantes en casa, elaborado por la instructora Ninoska Bermúdez, te presentamos cinco asanas para desarrollar el equilibrio, la capacidad de concentración, enfocar la energía del cuerpo, fortalecer músculos de las piernas y espalda, y conectar con las cualidades heroicas que todos llevamos dentro. 

Tadasana

La postura de la Montaña es una de las asanas más básicas de yoga y punto de partida del resto de las posturas de pie. Durante toda su ejecución es fundamental que te enfoques en la respiración y en tu cuerpo. Para hacer Tadasana tienes que mantener el cuerpo extendido, de pie, recto, hacia arriba, con las piernas juntas y firmes como una roca. La mente atenta y tranquila, respirando hondamente para mantener el equilibrio en todo el cuerpo.

Vriksasana

Partiendo de Tadasana, con los pies juntos y plantados en el piso, lleva las manos a la cadera y cierra los ojos por unos minutos en este punto para percibir la sensación de equilibrio. Luego, con los ojos abiertos, flexiona ligeramente las piernas para pasar sutilmente todo el peso del cuerpo al pie derecho. 

Recoge la pierna izquierda hacia tu pecho, sin tomarla con la mano, desde allí abre la cadera izquierda hacia el costado y coloca la planta del pie izquierdo sobre la parte interior del muslo derecho. Cuando hayas alcanzado la postura del Árbol, junta las palmas de las manos y acerca al pecho en posición de Namaste.

Virabhadrasana II 

Para hacer la postura del Guerrero II comienza con un ciclo de respiración profunda, coloca ambas manos en la cadera, toma nuevamente aire para abrir lo más amplio que sea posible las piernas hasta formar una línea recta con las rodillas y los codos. Realiza una torsión de tobillo de tal manera que el pie derecho apunte hacia fuera, luego dobla la rodilla derecha y echa el cuerpo hacia ese lado.

Bota todo el aire que tenías contenido y respira profundamente para abrir los brazos en forma de cruz, mantenlos firmes con los dedos extendidos. Una vez hecho esto, gira la cabeza hacia la derecha manteniendo la mirada hacia al frente. Mantente así por espacio de 10 segundos y cuando haya transcurrido el tiempo expulsa el aire para volver a la posición inicial.

Parsvakonasana 

Partiendo de Tadasana, da un paso lateral para separar las piernas por lo menos un metro. Toma aire y levanta los brazos a la altura de los hombros con las palmas de las manos apuntando hacia el suelo. Desde esta posición gira la pierna izquierda 90 grados y la pierna derecha 60 grados hacia la izquierda. Flexiona la rodilla izquierda hasta formar un ángulo de 90 grados.

Ahora gira la cabeza, el tronco y la cadera hasta enfrentar la pierna izquierda, para luego girar los brazos 90 grados a la izquierda. Expulsa el aire que tenías retenido en los pulmones para girar más el cuerpo, mientras bajas el brazo derecho por detrás de la pierna izquierda y el brazo izquierdo levantado en ángulo. Durante todo el movimiento la pierna derecha debe permanecer recta con el talón apoyado en el piso.

Trikonasana

Para realizar la postura del Triángulo parte de Tadasana. Da un paso largo con la pierna derecha hacia el lado, para estirar la zona de los aductores. Gira el pie derecho hacia la derecha y mantén el izquierdo mirando hacia adelante. Eleva los brazos y abre en forma de cruz, luego respira profundamente y manteniendo esta posición realiza una inclinación lateral hacia la derecha. Baja todo lo que puedas hasta llegar al suelo, con la cabeza mirando hacia arriba. 

Más Noticias

Más Noticias