Menu
6 reglas para organizar la vajilla y optimizar los espacios de tu hogar
Hogar

6 reglas para organizar la vajilla y optimizar los espacios de tu hogar

Si eres fanática de la vajilla, debes aprender a cómo cuidarla y organizarla en los muebles de tu cocina y/o comedor. Siempre depende de cuánto uso le des, su finalidad y del material que esté hecho. A continuación, te damos algunos consejos y reglas básicas.

Imagen de Autor

por Maria Laura Lago

La vajilla de tu hogar debe estar siempre accesible, cuidada y visible, en la medida de lo posible. Hoy te explicaremos cómo organizarla en tus muebles para ganar más espacios en los ambientes de tu cocina y/o comedor.

Tipos de vajilla

6 reglas básicas para organizar tu vajilla.

Vajilla en baldas.

6 reglas para organizar tu vajilla

1. Baldas para tenerlo todo ordenado y a mano: añadiendo baldas en los armarios, en el caso de las vajillas, es muy útil y necesario. Primero, porque las vajillas pesan y cuando cargamos las baldas, se pueden vencer o curvar; segundo, de esta forma no apilaremos platos de distintos tipos, lo cual provocará que solo usemos los primeros para evitar coger todo el peso hasta llegar a los de abajo.

2. Estantes adicionales: si el espacio no permite poner baldas o es pequeño y profundo, poner baldas adicionales puede impedir que veamos bien lo que está abajo. Para estos casos, los estantes adicionales son una gran solución.

3. Ganchos en las baldas: en la zona de desayuno o en los vajilleros y alacenas las tazas de té, de café solo, café con leche, mugs... se multiplican y acaparan mucho del espacio. La solución es aprovechar la parte alta de las baldas para colgarlas, así las veremos todas y estarán más protegidas de posibles caídas.

Cómo organizar tu vajilla para optimizar espacios.

4. Estantes verticales para los platos: dependiendo de la profundidad del mueble y del tamaño de tus platos, puede ser una buena idea colocarlos en vertical en un soporte adecuado que los agrupe, de pocos en pocos. Así, en cualquier casa va a facilitar cogerlos y tenerlos bien divididos cuando conviven varias vajillas o tipos de platos para combinarlos. 

5. Aprovechar el zócalo: las bandejas son otro problema. En muchos casos, no caben en los espacios destinados a las vajillas ni aunque las pongamos en vertical detrás de los platos y tenemos que optar por espacios mas altos, como los armarios encima del frigorífico.

Si ninguna de estas dos opciones son válidas, recuerda que en muchas de nuestras cocinas todavía existe un zócalo, que si lo retiramos y utilizamos una cesta larga y plana, podremos poner ahí las bandejas que más problemas nos den. Si ese zócalo es lo suficientemente grande, quizás te atrevas a hacer un espacio adicional a medida.

6. Alacenas con espacio en las puertas: si estás pensando en hacer un mueble a medida o en destinar un espacio en el office, mide bien el espacio que necesitas en baldas para los platos y utensilios que necesites guardar. Si tienes espacio de sobra, destínalo a dar espacio a las puertas; pueden ser muy útiles también para bandejas incluso para vasos y copas.

Temas

Comentarios