Hogar

Colchones y ropa de cama: Por qué y cómo limpiarlos en profundidad

La cama es el placer del hogar; por ello, necesita sus mimos, al igual que la ropa que lo cubre, como sabanas y acolchados. En el siguiente artículo, te mostramos los mejores consejos y trucos para que tu dormitorio sea un sueño hecho realidad.

Colchones y ropa de cama: Por qué y cómo limpiarlos en profundidad
Colchones y ropa de cama: Por qué y cómo limpiarlos en profundidad

La cama es uno de los lugares más placenteros para relajarse y, por ello, debe mantenerse siempre ordenada, limpia y desinfectada. Sin embargo, ¿todos saben cómo dejar los colchones, mantas, sábanas, edredones y almohadas como nuevas? 

Mantener tu cama limpia y ordenada es imprescindible para un buen descanso.

Por qué limpiar y ordenar las camas periódicamente

Los ácaros del polvo doméstico, que miden entre 0,2 y 0,5 milímetros, son muy comunes en las camas; están relacionados con enfermedades alérgicas del ser humano, la mayoría de los casos de tipo respiratorio, según la Sociedad española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).

Usar fundas de colchón y almohadas especiales para ácaros; deshumidificadores; una buena limpieza de aspiración de la vivienda; y evitar que objetos y muebles acumulen polvo, son las medidas recomendadas de prevención.

Lavado de sábanas, colchas y almohadas

Como la ropa de cama está en contacto directo con nuestra piel al dormir y, por lo tanto, pueden adherirse a las sábanas el sudor, las células muertas de la piel, los restos de maquillaje y ácaros; es imprescindible cambiar la ropa de cama una vez por semana.

Entre lavado y lavado, un buen truco diario es airearlas, estirarlas y dejar que se ventilen para que se sequen por completo antes de disponernos a hacer la cama. También ayuda ventilar la habitación al menos diez minutos antes de hacer la cama y luego sacudir bien las almohadas y las sábanas.

El edredón, la colcha o el cubremantas requieren menos frecuencia de lavado que las sábanas, dos veces al año es suficiente. En el caso de los rellenos nórdicos de plumas, es aconsejable airearlos cada vez que se cambia la funda nórdica y llevarlos a la tintorería al final de una o dos temporadas.

En cuanto a las almohadas, para limpiarlas, en primer lugar, hay que separar la funda del relleno. Por lo general, el lavado de la funda suele ser sencillo y, al igual que las sábanas, se aconseja lavarlas una vez por semana. Establecer una pauta de lavado cada tres meses es lo ideal.

Cómo avanzar con la limpieza del colchón

1. Un aspirado mensual. Se recomienda limpiar con una aspiradora su superficie una vez al mes para expulsar posibles ácaros y partículas de suciedad acumuladas durante su uso. Asimismo, establecer una rutina de limpieza a fondo, dos veces al año como mínimo, coincidiendo con el cambio de temporada. 

2. Una buena ventilación diaria. No solo ayudará a su buen mantenimiento sino también a una buena higiene. Lo ideal es esperar antes de hacer la cama entre cinco y diez minutos (con la ventana abierta si es posible). 

3. Deshacerse de los malos olores. Los responsables de los malos olores en el colchón suelen ser las bacterias y los gérmenes. Para eliminarlos, espolvorea un poco de bicarbonato por la superficie del colchón antes de pasar la aspiradora. Si los olores son muy profundos y persistentes, espolvorea el bicarbonato, cúbrelo y déjalo actuar toda la noche; a la mañana siguiente aspira y rocía con un poco de desinfectante.

4. Retirar las manchas. Para eliminar las manchas de orina, sudor y vómito solo hace falta mezclar un poco de limón con agua. Otra opción es humedecer un paño con vinagre blanco y frotar sobre la zona afectada (solo para las de orina y sudor). Si hay máculas de sangre, el agua oxigenada puede ser muy efectiva: se aplica directamente sobre la mancha con la ayuda de un paño o algodón. Sino, aplica detergente, mejor líquido: frota la zona con un paño humedecido con un poco de detergente y agua, se deja actuar un buen rato; luego limpia con agua y seca bien.

4. El volteo. Si el colchón es de dos caras, se sugiere darle la vuelta al menos cuatro veces al año, de izquierda a derecha y de la cabeza a los pies. La misma posición del cuerpo una noche tras otra hace que se desgaste más el colchón en esas zonas de apoyo, y el volteo minimiza ese impacto.

Maria Laura Lago

Redactora especialista en series como The Umbrella Academy y Riverdale; y celebridades como Aidan Gallagher, Dylan y Cole Sprouse, Ari Fournier, Lili Reinhart, Barbara Palvin, Camila Mendes, KJ Apa, Clara Berry, Louis Tomlinson y Natti Natasha. Locutora Integral de Radio y Televisión egresada en 2018 del Instituto Eter de Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina, con más de 5 años de experiencia en medios de comunicación. Actualmente estudiando la Tecnicatura en Periodismo Digital de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP). Profesora de Secundario con Oficios en las materias Sociología, Historia y Geografía, y Estado y Políticas Públicas, desde 2019.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias