Curiosidades

Cómo adoptar a un segundo gato sin tener problemas de conductas

Si ya eres el dueño de un gato y deseas tener una segunda mascota para que se hagan compañía, pero tienes miedo que todo sea un caos completo, te daremos unos consejos para que puedas tener a un nuevo compañero de vida felino.

Cómo adoptar a un segundo gato sin tener problemas de conductas

Teniendo una zona adecuada podrás tener dos gatos felices sin ningún problema, aunque no todos los gatos se adaptan tan fácilmente a la compañía de un nuevo gato en su hogar .

El gato nuevo podrá estresar a tu primera mascota, haciendo que manifieste distintas conductas como evitarlo, marcaje con orina y rascado de superficies, también pueden demostrar signos de no esta a gusto como estar en un estado de temor y vigilancia permanente para evitar las peleas.

Para lograr que tu nuevo gato se integre de la mejor manera a su nuevo hogar te daremos algunos trucos y consejos dados por veterinarios quienes son los mejores para guiarnos ante cualquier duda.

Cómo adoptar a un segundo gato sin tener problemas de conductas

Este proceso tiene que ser dado de manera gradual para evitar problemas entre ambos, se recomienda instalar difusores de feromonas faciales felinas sintéticas en la habitación donde estará el nuevo integrante y usar esta zona para el proceso de introducción.

Prepararemos una habitación separada donde mantendrás al nuevo gato, y cerca de la puerta, en ambos lados pondrás algún juguete o premios o comida sabrosa.

Pasaobjetos de una habitación a otra o intercambia a los gatos para que se acostumbren al olor del otro pero sin verse, espera a que el gato esté totalmente relajado antes de sacarlo de la habitación para que explore otras partes de la casa (sin que se encuentre con el otro gato).

Cómo adoptar a un segundo gato sin tener problemas de conductas

Cuando los gatos estén relajados, sin conflictos a ambos lados de la puerta, permite el contacto visual, deben poder verse estando físicamente separados, tras este proceso, permite el contacto físico pero siempre supervisado, ofreceremos juguetes y golosinas.

Si la relación es buena, pasaremos a permitir el contacto no supervisado durante unos pocos minutos, con el tiempo, si todo va bien, puedes dejar abierta la habitación donde tenías al nuevo gato.

Sabrina Cedeño

Cocinera de alma. Amante de las cosas ricas, el buen vino y música suave de fondo.+ info

Más Noticias

Más Noticias