Gatos

¿Cómo hacer arena casera para gatos?

La arena para gatos que se vende en tienda puede llevar químicos que dañan el medio ambiente y que pueden dañar al gato dependiendo de las condiciones. Tranquilo, querido dueño, que hay opciones mejores para hacer sentir a tu gato cómodo, por ejemplo, la arena natural es más económica y no hace daño. Además es biodegradable y tan fácil de cambiar como la que se vende en tienda, además, fabricarla es sencillo, veamos.

¿Cómo hacer arena casera para gatos?
¿Cómo hacer arena casera para gatos?

Una de las características más prácticas y fascinantes sobre el comportamiento de los gatos es la facilidad de aprender a hacer necesidades en la caja de arena. Aunque algunos cachorros pueden tardar un poco más en adaptarse, la mayoría de ellos lo consiguen en cuestión de días. Esto facilita el cuidado diario de los gatos y la higiene del hogar. Entonces, ¿ya comenzamos a verle la importancia, no? Sigamos.

Hay varias formas de hacer arena casera para gatos; mezclando productos comprados aunque no sean específicos para gatos, o haciéndola desde cero con materiales reciclados. Lo que mucha gente no sabe es que la calidad y el tipo de arena para gatos que elijas pueden hacer que varíe la forma de adaptarse el gatito a la caja. Además, hay algunos productos que incluso pueden causar alergias o inflamación en las membranas mucosas del gato porque contienen perfumes o productos químicos irritantes. Para evitar estas reacciones negativas o el rechazo del gato, muchas personas buscan alternativas más ecológicas y económicas, y aquí es donde entramos nosotros para darte algunas ideas de cómo preparar tu propia arena en casa.

¿Se puede hacer arena para gatos en casa?

La respuesta es ¡Síi! Hay muchos productos naturales y económicos con propiedades absorbentes que pueden usarse para hacer arena para gatos casera e incluso biodegradable. Aquí hay varias opciones muy fáciles de hacer con ingredientes que se pueden encontrar en cualquier mercado, feria o tienda de alimentos saludables. Si tienes la posibilidad de utilizar productos orgánicos, esto sería ideal para completar un ciclo de consumo sostenible y consciente. Recuerda pensar en productos que no puedan alterar la salud de tu mascota gatuna ¿ok?

Ya te debes haber preguntado… ¿Cuál es la mejor arena para gatos?

Existen varios tipos de arena para gatos que se adaptan a las diferentes necesidades de cada gatito y las posibilidades económicas de cada dueño, así que es mejor que tomes en cuenta esto y calcules bien tu presupuesto para saber cuánto puedes y estás dispuesto a gastar en un material para el bienestar de tu gatito. Pero, claro que es importante analizar más allá del precio al elegir la mejor arena para gatos, sino también priorizar el beneficio del producto. Ya que debes cambiarla con frecuencia.

Por otro lado, la arena para gatos hecha de material biodegradable tiene un valor agregado importante porque está hecha de materiales vegetales que se descomponen de forma fácil y espontánea en la naturaleza para no afectar el medio ambiente. Aunque estos productos generalmente requieren una mayor inversión, es posible hacer versiones caseras con ingredientes más económicos y a nuestro alcance. Por ello, si no tienes arena para tu gato y buscas un sustituto, ten en cuenta las ideas que te daremos.

-Periódicos viejos

-Trituradora de papel

-Recipiente plano y con algo de capacidad

-Colador

-Detergente biodegradable

-Guantes

-Bicarbonato de sodio

-Una superficie lisa

Seguro que ya te preguntas ¿qué hago con todo esto? Pues, primero tritura el papel de periódico en la trituradora de papel y luego recógelo en el recipiente plano. Moja el papel triturado en agua tibia y échale chorros de detergente biodegradable. Deja que el papel se moje hasta que tenga la consistencia de la avena. Una vez adquiera esta consistencia, escurre el papel con el colador y mójalo de nuevo con agua tibia, esta vez sin el detergente. Escúrrelo de nuevo con el colador lo más que se pueda.

Con los guantes puestos, aplica el bicarbonato de sodio sobre el papel mojado y mézclalo bien. Escurre toda el agua que puedas con las manos y luego coloca los trozos sobre una superficie lisa para que sequen. Cuando estén completamente secos, la arena estará lista. Colócala sobre la caja de tu gato formando una capa de 2,5 cm de grosor. ¡Suerte!

Constanza De Sousa

Copywriter, creative editor and content creator+ info

Más Noticias

Más Noticias