Gatos

Consejos para cuidar a tu gato del calor

Cada vez estamos más cerca del verano y el cambio de temperatura se nota, durante esta época del año nuestras mascotas requieren de un cuidado especial y hoy te daremos unos trucos para cuidar de tu gato.

Consejos para cuidar a tu gato del calor

Como sabemos que lo más importante para ti es tener a tu gato lo más feliz y saludable posible, te daremos algunos consejos para que lo cuides lo mejor posible durante las altas temperaturas que se pueden registrar durante verano.

Agua fresca en el bebedero: tiene que tener acceso a agua limpia y fresca las 24 horas del día y que no reciba la luz del sol directamente, una forma de mantener el agua fresca es colocando cubos de hielo en ella cada cierto tiempo.

Consejos para cuidar a tu gato del calor

Protege a tu gato del sol: mantén a tu gato en un lugar fresco y protegido del sol para que pueda descansar, sobre todo durante las horas más calurosas del día para evitar que sufra de un golpe de calor.

Mantén un ambiente fresco en tu hogar: de la misma manera que buscas tu comodidad para mantenerte fresco en casa durante el verano tienes que hacerlo con tu mascota, mantén las persianas abajo para evitar la entrada del sol, usa aire acondicionado – verificando que no llegue directamente al gato – o un ventilador.

Descanso en las horas más calurosas: si hace mucho calor, el gato realizará menos actividades físicas, y esto esta muy bien, asegúrate que el gato no haga ejercicio en exceso durante los días calurosos.

Consejos para cuidar a tu gato del calor

Mantener un buen cepillado: es muy normal que durante los meses más calurosos tu gato suelte más pelo, por lo que tienes que cepillar con más frecuencia para ayudarlo y evitar que se formen nudos y enredos.

Cuidado con los golpes de calor: verifica constantemente la temperatura del día, si llega a ser muy elevada tu gato puede padecer de un golpe de calor, mostrando los siguientes síntomas; el gato puede ponerse nervioso, empezar a jadear, salivar en exceso, resultar caliente al tacto, temblar, tambalear, vomitar y sus encías pueden aparecer de un color más oscuro e intenso de lo normal. En casos graves, el gato puede desmayarse e incluso morir.

Sabrina Cedeño

Cocinera de alma. Amante de las cosas ricas, el buen vino y música suave de fondo.+ info

Más Noticias

Más Noticias