Otras Especies

Tengo una iguana de mascota ¿Qué debo tener en cuenta?

¿Estás considerando la opción de tener una iguana como mascota? Pues es genial, pero debes saber que como con todos los animales, cada especie necesita unos cuidados especiales y con la iguana sucede lo mismo. Ten muy en cuenta su alimentación, su terrario, incluso la temperatura de su medio para que esté saludable y feliz. ¿Estás listo?

¿Una iguana de mascota? ¿Qué debo tener en cuenta?
¿Una iguana de mascota? ¿Qué debo tener en cuenta?

La iguana es uno de los animales favoritos de los amantes de los reptiles y suele ser la iguana con la que se inician en ese mundo reptiliano. Sin embargo, no es precisamente el más fácil de tener en cautividad ya que crece mucho y muy rápido por lo que necesita un gran espacio en casa para estar bien y sentirse cómodo. Las iguanas son como pequeños dinosaurios que proceden del Centro y Sur de América. Viven alrededor de 13 años y pueden llegar a pesar hasta 8 kg y medir hasta 2 metros, son realmente animales grandes ¿no crees?

La iguana tiene un color verde brillante cuando es joven que, según va creciendo y se hace adulta, se oscurece y convierte en un tono grisáceo. Es un reptil arborícola y buen nadador que se mueve entre las ramas de los árboles y vive siempre cerca del agua, por lo que ya te haces una idea de cómo serán sus cuidados ¿no? Cada vez son más las personas que eligen tener una iguana de mascota y aquí te damos algunos consejos para sus cuidados.

¿Cómo debes manipular a una iguana mascota?

Sí, claro que es posible educar y domesticar a una iguana. Nunca será un perro ya que su instinto y comportamiento son muy diferentes, pero también puedes tener un fuerte vínculo con ella si te lo propones y aprendes cómo tratarla, realmente pueden ser buenas compañeras. Importante que sepas que nunca debes agarrarla por la cola, y mucho menos al principio, ya que se sentirá amenazada y puede incluso llegar a desprenderse de ella. Cógela siempre por la barriga, justo por detrás de las patas delanteras. Siempre que vayas a interactuar con tu iguana, presta atención a su reacción. Si intenta huir o da latigazos con su cola, no está a gusto y es mejor que la dejes tranquila en ese momento. No la obligues. Sin embargo, si la acaricias y cierra los ojos, significa que le está gustando y lo está disfrutando, todo es cuestión de conocerse.

La interacción debe durar poco tiempo para que no se canse, pero ser constante cada día. La falta de contacto y el no sacarla nunca de su terrario puede derivar en un comportamiento más salvaje y agresivo. Con paciencia y un trato amable conseguirás que confíe en ti y tendrás una increíble compañera por muchísimos años.

¿Qué debo considerar para que mi iguana este cómoda?

1. Ofrécele un terrario grande

La iguana irá creciendo de tamaño a medida que cumple años y como sabrás, la iguana puede incluso llegar a los dos metros de largo debido a que su cola es de las más largas de la naturaleza. Es muy importante que disponga entonces de espacio para que pueda estar cómoda y desplazarse con facilidad. Existen terrarios de todos los tamaños;  son como peceras de tierra y deben contener troncos, ramas o piedras donde se pueda acostar a descansar. Pasará muchas horas en la misma posición, aunque también sería bueno que pueda moverse si así lo desea.

El terrario ideal debe tener un área de reposo con acceso a la luz y el calor, un fondo de sustrato (nunca maderas ni plástico ¿ok?), objetos donde pueda trepar, un escondite y plantas para que su entorno sea similar al natural: aloe, acacia, bambú, cardo, diente de león y árbol de jade son algunas opciones.

2. Debe contar con la temperatura adecuada

Las iguanas son animales de sangre fría y requieren de factores externos para poder mantener su temperatura corporal. Por ello, como primera medida, en el terrario deben contar con una piedra de calor o una luz especial. Se compran en las veterinarias o tiendas de mascotas y se instalan fácilmente, ya que ellas necesitan temperaturas cómodas. El terrario debe estar entre los 26 y los 30°C, temperatura similar a los ambientes tropicales de los cuales provienen las iguanas. Ten cuidado de que la pecera no genere un efecto ‘sauna’ si está demasiado expuesta al sol. Podrías colocar el terrario cerca de una ventana o permitir que salga al exterior si tienes patio, terraza o jardín. ¡No te olvides de cuidarla para que no se escape! Pero así recibirá rayo de sol natural que favorecerá su salud.

3. Aliméntala bien

Otro de los consejos para tener una iguana de mascota tiene que ver con su dieta. Ya que se trata de una especie herbívora, su alimentación está basada en hojas y frutas. Algunos vegetales aptos para ella son lechuga, col rizada, diente de león, hojas de nabo, col berza y hojas de mostaza, también puedes complementar su dieta con frutas como las bayas, melones, fresas, arándanos, manzanas y bananas. Además, en las tiendas para mascotas venden comida especial.

4. Presta atención a las compañías

Otro de los consejos si quieres tener una iguana de mascota es recordar que se trata de un animal solitario en estado salvaje. Por lo tanto, si quieres que esté ‘acompañado’ te recomendamos que adoptes una del sexo opuesto. Los machos son demasiado territoriales y se vuelven agresivos cuando ven a otro de su mismo sexo. Por lo tanto, se pelearán y se lastimarán cuando se encuentren, así que mejor tener una pareja.

Constanza De Sousa

Copywriter, creative editor and content creator+ info

Más Noticias

Más Noticias