Perros

¿Qué es la dieta blanda para perros?

Por lo general, la diarrea es la causa principal para la administración de una dieta blanda en nuestras mascotas, sin embargo, existen otras afecciones que requieran un cambio de la dieta en nuestra mascota, por ello, te contaremos un poco más al respecto en este artículo y te indicaremos cuál y cómo es mejor administrar la dieta blanca ¿ok? ¡Vamos!

¿Qué es la dieta blanda para perros?
¿Qué es la dieta blanda para perros?

Como te comentamos, la diarrea es uno de los trastornos más frecuentes en los perros y también una de las razones más habituales por la que llamamos a nuestro veterinario ¿no? La diarrea puede deberse a un cambio de dieta, a una alergia, o que tu perrito haya comido algo que le ha sentado mal. Ya que hay un sinfín de causas posibles y por tanto diversas opciones para tratar una diarrea por lo que es importante que sea nuestro veterinario quien diagnostique el problema y demande un tratamiento específico, pero, también es importante recordar que una diarrea puede servir para alertar sobre algún problema de salud más grave, por ello debemos descartar cualquier problema a toda costa antes de medicar nosotros mismos.

Es habitual que, en caso de diarrea, los veterinarios recomienden dar un descanso al intestino manteniendo ayuno en la mascota y luego alimentarla con dieta blanda de alta digestibilidad, así se repondrá más rápido, la absorción será menos costosa. Hay que retirar el pienso seco o la comida habitual de nuestro perro dejándole solo agua, en pequeñas cantidades pero sin límite. Así su intestino tendrá tiempo de recuperarse y se reducirá también la inflamación y los gases.

Entonces, podemos considerar que, tras una gastritis, episodios de diarrea o vómitos, un virus intestinal o cualquier trastorno leve del aparato digestivo en sí, de nuestro perro, el veterinario recomendará una dieta blanda acompañada de otros pasos a seguir. Igualmente, se prescriben dietas blandas después de una intervención quirúrgica, por ejemplo. Así que prosigamos.

¿Cómo es la dieta blanda para perros?

Entonces, una dieta blanda es aquella recomendada por el especialista después de una gastritis, episodios de diarrea o vómitos, un virus intestinal o, en definitiva, cualquier trastorno leve del aparato digestivo del perro, ¿no? Ya quedo un poco claro.  El principal objetivo de este tipo de dieta para perros enfermos es que sea fácil de digerir y que no estimule la secreción gástrica. Es decir, que sea una dieta completa que aporte todos los nutrientes necesarios pero que haga trabajar lo mínimo al aparato digestivo de nuestro perro y por ende se recuperara más rápido. La dieta blanda se caracteriza por:

¿Qué debo darle de comer a un perro con dieta blanda? ¿Porciones? ¿Ingredientes?

Los ingredientes más recomendados son:

Proteínas: Pollo, pavo, conejo o bien pescados blancos

Verduras, frutas y tubérculos de fácil digestión: la zanahoria, la patata, la calabaza o la manzana

Carbohidratos digeribles: Arroz

Agua: en forma de caldos caseros de carnes y verduras

Probióticos naturales como yogures: para ayudar a regenerar la flora intestinal, y siempre que el perro no sea alérgico o intolerante a los lácteos

Proporciones:

70% de carne o pescado cocinado (hervido o a la plancha, libre de aceites y grasas añadidas) y libre de huesos o espinas.

30% en ingredientes de origen vegetal y agua: se recomienda que los vegetales se presenten siempre cocidos y triturados, se pueden aplastar con el tenedor para que no queden en forma demasiado líquida y sean más apetecibles para el perro.

Lo ideal es preparar un caldo con la carne/pescado y los ingredientes vegetales y aprovechar este caldo para mezclarlo con los ingredientes sólidos.

Es importante recordar que uno de los principales problemas asociados a la diarrea es la deshidratación. Por ese motivo es importante que la dieta blanda del perro contenga agua en forma de caldo.

¿En cuántas tomas servir la dieta blanda?

Bien, ya que conocemos qué ingredientes conforman esta dieta y su preparación, es lógico que te surja esta duda, pero tranquilo, que te contaremos acá como administrarlo. Para evitar que el aparato digestivo del perro trabaje en exceso, y para favorecer que se recupere de forma progresiva, lo ideal es repartir la dieta blanda del perro en tomas pequeñas pero frecuentes. Cuatro tomas diarias puede ser una cantidad adecuada, pero dependiendo de cada perro podrían aumentarse con el fin de no forzar el estómago, es decir más pequeñas y más tomas. Cualquier duda puedes consultar a tu veterinario y él te indicara la mejor manera de servir la dieta blanda.

Constanza De Sousa

Copywriter, creative editor and content creator+ info

Más Noticias

Más Noticias