Perros

¿Debería ponerle ropa a mi Pug?

Seguro que has escuchado muchas veces que los perros no necesitan usar ropa porque tienen su pelaje que los protege del frío y porque en la naturaleza ellos nunca se abrigan y aun así no parecen tener problemas térmicos ni nada parecido.  En parte esto es correcto, pero, no se aplica a muchos de nuestros perros domésticos. La mayoría de las razas han variado tanto con respecto a sus ancestros salvajes que ya no podrían adaptarse a vivir un hábitat natural como era en otros tiempos remotos.

¿Debería ponerle ropa a mi Pug?
¿Debería ponerle ropa a mi Pug?

A estas alturas, las casas se han convertido en una intensa calefacción que mantiene cálidos a nuestras mascotas aún en los días más fríos del invierno. Cuando tu perro está tranquilamente recostado sobre la alfombra y tú decides llevarle a pasear, el cambio de temperatura repentino puede ser muy agresivo para él, claro que más en unas razas que en otras. Esto es especialmente cierto en los perros de tamaño pequeño. Ellos tienen una mayor superficie corporal en proporción a su peso que los perros grandes, lo que hace que pierdan calor más rápidamente y necesiten abrigo, ¿ya sabes por dónde va la cosa?

Hay también perros pequeños muy robustos, como algunos terriers, que seguramente no necesiten abrigarse mientras son jóvenes. Pero la verdad es que esos cambios de temperatura bruscos pueden afectar a cualquiera, hasta a nosotros mismos. Cada uno de nosotros sabe si su perro es friolento o no. Cualquier perro que busca echarse cerca de la estufa o que se mantiene cubierto cuando le pones una cobija seguramente disfrutará de un abrigo para salir a la calle. Los perros ancianos y cachorros también deben ser protegidos del clima, porque ellos son menos resistentes a los cambios bruscos.

Así que sí, diviértete con atuendos estupendos. Pero ten en cuenta que para que una prenda resulte un buen abrigo debe cubrir el lomo del perro desde la cruz hasta la base de la cola. Si es más corta dejará al descubierto la zona lumbar, que es el área de la columna que más sufre con el frío.

¿Entonces, qué considero al vestir a mi Pug?

Los pugs han sido criados como perros de compañía. Esto significa que a diferencia un Husky siberiano que se desarrolla bien en temperaturas frías, un pug es mucho más feliz cuando está acurrucado en una almohada dentro de la casa. Por supuesto, eso no quiere decir que nunca querrá ir a explorar al exterior o que no quiera salir un par de veces al día para hacer sus necesidades. Lo que pasa es que no es genéticamente compatible con el frío y es por eso que necesita usar un suéter, así que mi querido lector, un suéter puede ser esencial para la salud de tu pug, ¿qué tal?

Para empezar con esta aventura perruna, busca que la prenda esté confeccionada con un material cómodo, sin costuras duras que puedan irritar la piel de tu pug, como debes saber son perritos delicados. Las telas que son elásticas son ideales, porque se adaptan mejor al cuerpo y son más flexibles, pero fíjate que no limite los movimientos de tu perrito.

Un detalle que puede resultar molesto para tu mascota es si la ropa tiene partes que sobresalen mucho, como por ejemplo un tutú grande, si es una niña fashion, pues cada vez que tu pequeña pug se mueva eso la “perseguirá” flotando a su alrededor y puede llegar a asustarla.

Los pugs son perros pequeños de pelo corto que presentan problemas respiratorios, por lo que es un candidato ideal para abrigar antes de sacarlo cuando hay frío, como te hemos comentado. Los suéteres suelen tener mangas cortas para que un pug pueda moverse fácilmente y deben cubrirle el estómago para que se mantengan calientes. Los suéteres ajustados son mejores que los anchos ya que muestran sus curvas naturales. Un suéter que sea muy largo o pesado, podría incomodarlo al juguetear o hacer que se tropiece con parte de la tela.

Los pugs son susceptibles a padecer artritis en las articulaciones y podrían ser agravados por el frío. Cuando este sea el caso, mantener a tu perrito cálido es aún más importante por lo que debes mantenerlo con un suéter puesto, si, incluso dentro de casa, no hay nada malo en eso. Puede incluso necesitar un cojín cálido para calmar sus dolores articulares. Si sospechas que tu pug tiene artritis, consulta con el veterinario ¿ok? Así que ya sabes, diviértete y cuida a tu mascota de la forma más genial y fácil posible.

Constanza De Sousa

Copywriter, creative editor and content creator+ info

Más Noticias

Más Noticias