Celebridades

Disputa entre Scarlett Johansson y Disney puede cambiar la historia de los contratos en Hollywood

Ninguna actividad en el mundo ha quedado exenta de ser afectada por la pandemia. Esta difícil situación ha obligado a muchos a reinventar sus actividades para no perderse en medio de la crisis económica. A unos les ha ido muy bien y otros, sencillamente no lo lograron.

La ruptura entre Scarlett Johansson y Disney, puede ser solo el comienzo de un cambio importante. Foto Cortesía
La ruptura entre Scarlett Johansson y Disney, puede ser solo el comienzo de un cambio importante. Foto Cortesía

El negocio del cine ha tenido que transformarse en este último año y medio en el que se ha paralizado la actividad. Una de las nuevas formas de hacer negocio en el mundo de las películas, es el streaming, actividad en la que Disney ha sabido moverse y posicionar su plataforma en muy poco tiempo.

Los estrenos de películas a través de la modalidad de acceso premium, están reportando grandes sumas de dinero a la compañía, lo cual ha supuesto el resurgir de la industria en otras modalidades más fácil de llegar a las audiencias que las riesgosas salas de cine, que en pandemia son un foco enorme de contagios.

Emma Stone (izq) y Emily Blunt (der), podrían sumarse a Scarlett Johansson (centro) en su postura contra Disney. Foto Cortesía

Pero en ese camino exitoso para Disney, se ha dejado de lado un elemento muy importante: los contratos de las estrellas. Los actores suelen llevar por contrato un porcentaje de ingresos vinculados a la taquilla de los cines. Por esta razón, los estrenos en los teatros están contemplados en sus contratos, y es esto justamente lo que está reclamando Scarlett Johansson a Disney en su demanda por incumplimiento de contrato.

Disney espera una avalancha por venir

El argumento de Disney de llevar los estrenos de sus películas a las salas de cine y al streaming simultáneamente por las restricciones de la pandemia, es muy válido y además digno de todo el respeto, pues sus motivaciones parecen estar provistas de intenciones muy nobles hacia su audiencia.

Pero lo cierto es que en esta forma de negocio, Disney es el que ha sacado la mayor tajada y se está embolsillando los mejores beneficios, aprovechándose del trabajo y los contratos que las estrellas han firmado y ocasionándoles pérdidas enormes por concepto de contratos por ingresos provenientes de la taquilla.

De momento la única persona que se ha atrevido a dar el paso de demandar a Disney por esta situación, es Scarlett Johansson, quien estaba estudiando la mejor forma de hacerlo desde antes del estreno del film. Pero también se ha dicho que Emma Stone demandaría a Disney por Cruella y Emily Blunt lo haría por Jungle Cruise. Uno que ya hizo efectiva su demanda, fue el actor Gerard Butler, quien querelló a los productores de la película Objetivo: La Casa Blanca por considerar que hay una diferencia importante por los ingresos de la película.

Todo este asunto hace que la discusión de nuevos contratos por parte de los estudios y las estrellas, se hagan necesarios a la hora de establecer las formas de ganancia en estos tiempos de pandemia, que por la vía que va, está muy lejos de llegar a su final.

Randolph Borges

Periodista de la UCSAR y locutor por la UCV desde hace más de 20 años. Convencido de que Superman y Spider-Man tuvieron un buen motivo para elegir el periodismo. Sigo buscándolo. Apasionado de la ciencia ficción, del cine y de todo lo que se cuente en clave de saga. Soy uno con la Fuerza y la Fuerza está conmigo, y estoy seguro que el daño de Disney a Star Wars es reparable.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias