En 5 sencillos pasos, prepara tu propia cerveza artesanal en casa ¡Muy sabrosa! En 5 sencillos pasos, prepara tu propia cerveza artesanal en casa ¡Muy sabrosa!

En 5 sencillos pasos, prepara tu propia cerveza artesanal en casa ¡Muy sabrosa!

La cerveza artesanal es tendencia en todo el mundo. Nada mejor que una bebida refrescante con amigos o familia luego de una ardua jornada. Dado el contexto actual, muchas personas no pueden ir a un bar, por ende te mostraremos la oportunidad de tu vida: cerveza en casa.

La tendencia de la cerveza artesanal en el mundo se inició hace algunos años y hasta ahora, es la opción más elegida por todos y todas. Asimismo, al margen de los emprendimientos comerciales que nacen, se generó una corriente que cada vez suma más adeptos: el “Homebrewing”.

Esta práctica la llevan adelante personas que fabrican cerveza sin fines comerciales, es decir, solo producen por placer. A partir de esta iniciativa, surgieron comercios que se dedican a vender insumos y equipamientos necesarios y especiales para la elaboración de cerveza artesanal.

El boom de la cerveza artesanal.

Si eres uno de ellos que quisiera tener toda la cerveza del mundo cuando quiera y de su sabor favorito, te mostramos a continuación que necesitas para elaborar 15 litros de cerveza artesanal en 5 sencillos pasos. 

Ingredientes 

Cómo hacer tu propia cerveza artesanal en casa.

Procedimiento: 

  1. Maceración: se coloca por 90 minutos la malta de cebada en una olla de agua caliente, que tenga una temperatura de entre 67 y 70 grados, teniendo en cuenta  que por cada kilo de malta se deben utilizar 3 litros de agua. Revolver para que no se generen grumos indeseados. Aquí el almidón se transforma en azúcar y se obtiene el mosto, un líquido dulce y denso.
  2. Hervor: el mosto debe hervirse durante una hora. Mientras tanto, se le va agregando, por partes, el lúpulo, que es lo que le da el amargor y aromatiza a la cerveza. Terminado el hervor, la mezcla de mosto y lúpulo debe revolverse para que los residuos que se generaron en el proceso caigan al fondo de la olla.
  3. Enfriado: una vez que el mosto fue hervido debe pasarse a un fermentador, y para ello, la temperatura del mismo debe descender lo más rápido posible. Esto puede llevarse a cabo de varias maneras, desde la más casera, que es colocar la olla en una bacha con hielo, hasta el método serpentina, el cual consiste en pasar la cerveza por un caño de cobre enrollado y enfriado con hielo.
  4. Fermentación: a la mezcla de mosto y lúpulo se la vierte en un recipiente para la fermentación, que puede ser un bidón de agua o una heladera de camping. Allí se le agrega la levadura, que convertirá los azúcares del mosto en alcohol. Al recipiente debe hacérsele una trampa de aire para que salga el aire pero para que no entre. Una técnica habitual para este paso es utilizar un bidón de agua y colocarle en su extremo un globo pinchado. La fermentación lleva aproximadamente 10 días y como resultado se obtiene cerveza sin gas. El recipiente para la fermentación debe ser conservado en un ambiente oscuro cercano a los 19 grados.
  5. Maduración y embotellamiento: una vez terminada la fermentación debe pasarse la cerveza a otro bidón. Esto se hace para descartar toda la cama de levaduras que se formó en el fermentador y dejar descansar el mosto antes del embotellado. Si este proceso, que dura una semana, se puede realizar en frío mucho mejor ya que se clarificará de mejor manera la cerveza.
  6. Aquí también debe hacerse la técnica de carbonatación natural con azúcar en el embotellado. Para ello se crea un almíbar, el cual se coloca en el madurador antes de embotellar. Para realizar el almíbar se calcula 7 u 8 gramos de azúcar por litro. Con una mínima cantidad de agua se calienta el azúcar hasta dejarlo hervir por unos minutos, luego se lo añade al mosto, revolviendo suavemente, sin que la cerveza tome contacto con el aire para evitar su oxidación.
  7. Posteriormente, la cerveza se coloca en las botellas, las cuales deben ser tapadas y luego se aguarda 10 días más. La manera de darse cuenta si las cervezas están listas es abriendo alguna botella y servirla en un vaso, si se observa que tiene gas, las mismas ya están óptimas para consumir, sino hay que esperar unos días más.

Recuerda que, para que el proceso de carbonatación sea exitoso, las botellas deben guardarse a temperatura ambiente y nunca en la heladera, ya que el frío afectaría a las levaduras, arruinando la cerveza. 

Luego, solo queda disfrutar con amigos y/o familia de una rica y sabrosa cerveza artesanal hecha con amor, esfuerzo ¡y totalmente en casa!

Más Noticias