Menu
La familia tiene la práctica de sembrar cabello en la comida. Foto Getty Images
Noticias

Estos padres ponen cabello en comida para no pagar la cuenta

El hecho se descubrió tras una denuncia que hicieron dos meseras de un local de comida rápida en México, quienes perturbadas por la incómoda situación tomaron el registro de una cámara de seguridad y descubrieron el truco que estos “ejemplares” padres practican frente a sus hijos para no pagar la cuenta.

Imagen de Autor

por Redacción mui

Familia que come unida, permanece unida, pero a esta también le cabe aquello de estar unidos en la trampa y el engaño. Gracias a unas empleadas de un local de comida rápida en México, se descubrió el mal ejemplo que estos padres dan a sus hijos al sembrar cabello en la comida que les sirven para luego no pagar la cuenta.

Según se aprecia en un video difundido por unas meseras del local, esta familia es atendida por una de las chicas y le sirven unas suculentas hamburguesas. Mientras comen, se ve como la madre, que usa el cabello largo, se va arrancando algunos mechones y los coloca dentro de la comida de su hijo, la suya propia y le da cabellos a su esposo para que haga lo mismo.

Inocentes de que están siendo grabados, los tramposos padres siguen con su práctica, mientras el hijo mayor los imita y hace lo propio con algunos de sus cabellos y los pone en las hamburguesas. La escena termina cuando el padre llama a la mesera para reclamarle por el hallazgo y según cuentan en el video, se negaron a pagar la cuenta.

Modus operandi familiar

Las sospechas recayeron sobre esta familia desde el primer momento, pues ya hace poco más de un mes habían tenido un incidente exactamente igual. Según cuentan las trabajadoras en el video que difundieron, en el local respetan las normas de higiene en todo momento y están muy atentos con la pulcritud, por lo que les resultó extraño el primer incidente y estuvieron atentos ante la nueva visita.

Fue entonces cuando deciden poner especial atención y notaron que la familia tiene estas terribles prácticas, por lo que decidieron grabar el video y exponerlos en las redes sociales como los embarcadores que son.

Lo pero de este caso es que ese ejemplo es el que están trasmitiendo sin ningún tipo de remordimientos a dos pequeños, quienes están viendo como algo normal el hecho de engañar para sacar provecho de sus acciones. Algo sin duda despreciable y que merece más castigo que la simple exposición pública.

Temas

Comentarios