Seguidor de Ariana Grande intentó matarla ¿Hasta dónde llega la ceguera por fanatismo?

Familiares de la cantante Ariana Grande confirmaron que uno de sus fanáticos ingresó a su casa con intenciones de matarla, pero afortunadamente, ella no estaba. ¿Acaso el fanatismo traspasó las fronteras de la normalidad? ¿Cuán mal viven los famosos ante estos acosos?

Ariana Grande es actualmente tendencia pero no por una nueva canción o fotos con su pareja, sino por una situación aterradora con un seguidor.

Resulta que fanático entró a su casa a la fuerza para complacer su placer de asesinarla, según difundieron medios locales y a su vez, la madre de la cantante. Por suerte, Ariana Grande no se encontraba allí.

Ariana Grande.

Luego de llamar a la policía, las autoridades ingresaron al hogar de Ariana Grande y encontraron una mochila del agresor con notas en donde expresaba su deseo de matar a la cantante.

Tras los hechos, se impuso una orden de alejamiento por 5 años al hombre. Esto causó la furia de cientos de usuarios que exigen que sea puesto tras las rejas por intento de homicidio, ya que dicha orden puede ser violada en cualquier momento.

Ariana Grande pudo haber sido asesinada por un fan este miércoles.

Esta situación provocó repensar las dimensiones del 'fanatismo' hacía una celebridad. ¿Acaso ya no se trata de comentarle una foto en sus redes sociales? ¿Ponerle follow en instagram para saber las novedades del actor, cantante o modelo? ¿O simplemente asistir a un show para verlo o verla cantar?

Voltaire, filósofo francés, decía que “cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es incurable”, caracterizándolo como corrosivo, enemigo de la libertad, del progreso del conocimiento y el responsable por asesinatos, genocidios masacres, guerras, persecuciones, injusticias y violencias de todo tipo.

Ariana Grande y sus fans.

Varios especialistas aseguran que el fanatismo no es una enfermedad mental, pero se asocia a distintos trastornos de personalidad, especialmente los de tipo narcisista.

Incluso, "puede llegar a extremos peligrosos como acosar, perseguir y matar seres humanos, tratando de imponer una creencia, doctrina o ideología, considerada buena solo para el fanático o para su grupo”, advierte el investigador Guillermo Pellegrini.

Por ejemplo, la estrella de The Beatles, John Lennon, murió en 1980, víctima de un fanático llamado Mark David Chapman, que quería ser tan famoso como su ídolo. La muerte del cantante fue producto del daño ocasionado en su cuerpo por cinco balazos disparados hacia su persona a la entrada del edificio en donde residía cuando Lennon con su esposo, Yoko Ono.

Luego de los recientes hechos, seguramente Ariana Grande opte por mayor seguridad en su actual residencia y durante los próximos shows, cuando las fechas se reanuden.

Maria Laura Lago

Locutora Integral de Radio y Televisión egresada en el Instituto Eter. Estudiante de la Tecnicatura en Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Community Manager. Docente en Nivel Secundario.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias