Sweet Child O’Mine de Guns N’ Roses muta para dar vida a libro ilustrado

La banda icónica de los años 80 y 90, viene con un nuevo lanzamiento y no es musical, pero utiliza el nombre de uno de sus éxitos.

La banda de Hard Rock que se formó en Hollywood en 1985, le dio la vuelta al mundo con sus looks destacados y sus grandes interpretaciones, pero por sobre todas las cosas con su música, la que hizo que más de uno moviera su cabeza al compás de sus rolas.

Pero ahora, luego de que pasaran años sin tener presencia en la palestra pública, vienen con un proyecto verdaderamente fantástico. “Sweet Child O’Mine” una de las canciones que les dio mayor fama y presencia mundial, se convierte en el título de un libro ilustrado para niños.

El impreso de la banda tiene su origen en la canción homónima que, con la ayuda de Jennifer Zivion en las ilustraciones y James Patterson en la redacción del texto, nace de la letra de la canción.

En un comunicado de prensa, el escritor de 73 años señaló:

“Como antiguo fanático de Guns N‘ Roses, estoy encantado de asociarme con la banda para dar vida a su famosa y exitosa canción.  Sweet Child O’Mine es una historia que sé que a los niños les encantará leer y que a los padres les encantará cantar”.

La ilustradora de esta obra músico-impresa, inspiró cada dibujo en Maya y Natalia Rose, quienes crecieron con la banda mientras iban de gira con ellos.

Uno de los sentimientos que buscan resaltar los involucrados con esta obra, es el amor y la manera en la que entreteje toda su red de empatía a través de la música.

La letra de la canción escrita por el vocalista Axl Roses, está inspirada en su novia y posterior esposa Erin Everly.

Lo increíble de esta canción es que fue escrita y compuesta con riff, acordes y demás tecnicismos, en algunos minutos, y todo era parte de una broma entre los integrantes que nunca consideraron que pudiera tener un verdadero valor entre los fanáticos.

Sin embargo, fue el tercer sencillo del disco “Appetite for Destruction” y fue el primer sencillo de la banda en alcanzar el primer sitial de la lista Billboard Hot 100.

La canción inicialmente tenía una duración de 5:56 pero para hacerla más comercial fue cortada sin autorización de la banda a 4:12, lo que supuso que removieran casi en su totalidad una de la partes más valiosas, el solo de Slash.

Más Noticias