Menu
Antes de comprar comida en la calle hay que conocer los hábitos de higiene de los vendedores. Foto innaturale
Noticias

Vendedora de algodones de azúcar se hace viral por inflar las bolsas a todo pulmón en plena pandemia

Esta vendedora de algodones de azúcar que trabaja en una feria fue captada haciendo lo que para ella es una costumbre: inflar las bolsas de la golosina con su propia boca. Además de lo antihigiénico que eso resulta en condiciones normales, la pandemia vigente le pone un extra a la situación.

Imagen de Autor

por Redacción mui

Comer en la calle siempre trae sus riesgos, muchos de ellos derivados de los diferentes grados de higiene que tenga cada vendedor ambulante. El caso que nos ocupa en esta nota tiene varios agravantes que cuestionan la salubridad de los algodones de azúcar que vende esta señora en una feria, en la que no escatima esfuerzos por demostrar que le importa muy poco la satisfacción y seguridad de sus clientes.

En un video que está dando vueltas en las redes sociales, se aprecia como la vendedora de estas golosinas adictivas para muchos niños, está en lo suyo cuando de repente comienza a inflar las bolsas en las que van protegidos del exterior los deliciosos algodones. El problema es que lo hace con su propia boca.

La antihigiénica situación podría pasar desapercibida para alguien que no tenga mucho reparo en comer cualquier cosa en la calle, pero en tiempos de pandemia la forma de trabajar de esta señora no es solamente asquerosa, sino insegura por motivos de la pandemia.

Indiferencia total

En el video captado por una usuaria que no pasó el detalle por debajo de la mesa, se observa a la vendedora de algodones de azúcar sin mascarilla y atendiendo su puesto, cuando de forma despreocupada y sin importarle que estuviera rodeada de clientes, comienza a inflar las bolsas en las que guarda las golosinas con su propia boca.

Muy probablemente, como deseamos, la señora está completamente sana y libre de virus, pero no queda dudas de que la señora que está atendiendo este puesto, no respeta ninguna norma de control de higiene para ventas de comida en la calle.

Los puestos de algodones de azúcar son in imán para los niños, pero ya sabe, que si tu hijo te pide comprarle alguno de estos dulces, es bueno darle una miradita a las costumbres del vendedor antes de comprar algo de lo que te vayas a arrepentir.

Temas

Comentarios