Degusta una deliciosa tartaleta de chocolate sin horno y sin huevo

El chocolate es una de las fuentes de felicidad más relevantes de la cocina. Con él se han forjado amistades fuertes, alianzas estratégicas y amores para toda la vida. Descubre cómo utilizarlo para hacer una exquisita tartaleta de chocolate que no te complica la vida pero te ayuda a enamorarte de ella.

Lograr que una receta te guste tanto como para querer comerla todos los días no es imposible. Esta receta seguramente la guardarás en tu libro personal de preparaciones y la harás con tanta frecuencia, que se convertirá en tu aliada personal a la hora de endulzar a tus comensales.

Rica, deliciosa y sencilla.

¿Qué necesitas?

¿Cómo lo haces?

Paso 1: Tritura las galletas hasta conseguir un polvillo, agrega la mantequilla derretida y mezcla hasta obtener una pasta. Unta mantequilla nuevamente derretida al molde o refractario que vayas a utilizar, coloca la masa en el molde y empieza a repartir de manera uniforme por toda la superficie hasta que quede prolija y compacta. Reserva en la heladera.

Paso 2: Coloca en una olla la leche, el azúcar y bate mientras agregas el cacao en polvo, luego integra la nata para montar y no dejes de mezclar. Cuando todo esté bien mezclado y la preparación caliente sin llegar al punto de ebullición, agrega la gelatina asegurándote de que quede bien disuelta. Si la gelatina es en hojas recuerda que debes hidratarla con un poco de agua primero.

Paso 3: Deja que enfríe lo suficiente para poder refrigerar. En ese momento saca la base de galletas, vierte la mezcla de chocolate sobre ella y refrigera por un mínimo de 12 horas. Cuando vayas a servir coloca una capa de maní sobre cada trozo y disfruta de esta delicia de chocolate sencilla y práctica.

Más Noticias