¡Totalmente express! Ten lista tu cena con estas maravillosas croquetas de coliflor

El coliflor es un vegetal realmente versátil. Sin dudas, puede ser utilizado en cualquier plato, da un sabor riquísimo y otorga muchos beneficios a la salud del organismo humano. Mira cómo prepararlo en forma de croquetas, ¡para chuparse los dedos!

La coliflor es uno de muchos vegetales crucíferos, como el brócoli, la col y col rizada, y se llama así por sus tallos cruciformes. Puede ser de color blanco, morado, verde o naranja pálido, caracterizado por ser un ingrediente versátil a utilizar de forma crudo en distintas recetas.

Este vegetal tiene un sabor agradable, fresco y muy crujiente. Uno de sus mejores aspectos nutritivos es el alto valor diario de vitamina C que ofrece en una sola porción. La coliflor también es una buena fuente de vitamina K, proteína, tiamina, riboflavina, niacina, magnesio y fósforo, y es una muy buena fuente de fibra, vitamina B6, ácido fólico, ácido pantoténico, 303 miligramos de potasio, y manganeso.

Incorpora la coliflor en tu dieta diaria y obtendrás muchos beneficios para la salud.

En esta oportunidad, cocinaremos croquetas de brocolí, una preparación simple, pero con un resultado muy rico, ideal para un almuerzo o cena express, en caso de no contar con mucho tiempo por el trabajo o el estudio. ¡Manos a la obra!

Ingredientes

La cena está lista con estas ricas y sencillas croquetas de coliflor.

Preparación

  1. Primero cortamos el tomate seco y ponemos a hidratar junto con la avena hasta que quede todo casi cubierto.
  2. Cocemos la coliflor al vapor, así tendrá buena y mejor consistencia para la masa de las croquetas.
  3. Aparte, sofreímos la cebolla, ajo picados, jengibre rallado y un poco de pimienta. Cuando la coliflor está tierna, la chafamos con un majador o con tenedor y la echamos al sofrito con pimentón, perejil, comino en polvo, mezclamos todo y salpimentamos a gusto.
  4. Volvemos al bowl con la avena y los tomates que ya habrán absorbido el agua. Los escurrimos si hace falta y los echamos al sofrito de coliflor. Cocinamos sin dejar de mover, a fuego medio con cuchara de madera. Rectificamos de sal y añadimos alguna especie si le hace falta, pueden agregarle un poco de cúrcuma y más pimentón agridulce.
  5. Dejamos enfriar para poder manipular la masa. La recomendación aquí es dejarlo en la nevera varias horas o toda una noche.
  6. Aparte, ponemos suficientes semillas de ajonjolí en un bowl. Cuando está fria la masa, formamos las croquetas y las empanizamos solo con pan rallado o algun otro empanizado al gusto. 
  7. Despues de esto, se puede freir o llevarlas al horno (recomendado) hasta dorar. ¡Listo!

Más Noticias