5 formas de desinfectar cualquier lechuga para evitar la intoxicación por alimentos

La lechuga es uno de los alimentos más apreciados en la cocina y su variedad de presentaciones, texturas y sabores son dignos de apreciar. A manera de síntesis este vegetal se divide en dos grandes grupos, el primero de hoja dura como la lechuga romana, la escarola o la achicoria roja, y el segundo de hoja tierna como la lechuga batavia, la lollo roso y la trocadero. 

Esta verdura es muy versátil en la cocina como base para ensaladas o sándwiches, o como acompañante para distintas preparaciones. Sus beneficios para el organismo van desde evitar el estreñimiento, regular los niveles de azúcar en la sangre, combatir la anemia, controlar el colesterol alto, hasta tratar ciertos dolores y curar el resfriado.   

Tipos de lechugas

Sin embargo, este alimento por sus características herbáceas puede alojar un sinfín de bacterias que comprometen la salud de las personas, por tal motivo limpiarlas, aunque resulta difícil por su forma, es completamente necesario y para ahorraros un poco de trabajo hemos recopilado una serie de métodos que garantizan el poder consumirla sin riesgo. Vamos a ello.

Antes de usar alguno de los siguientes desinfectantes considera el siguiente proceso:

Enjuagar lechuga

Desinfectar con vinagre: El vinagre blanco es un excelente aliado para higienizar los alimentos, no obstante su efectividad ronda el 80%, debido a que hay agentes que no puede eliminar. Para limpiar con este potente antiséptico mezcla en un recipiente con agua a partes iguales y sumerge la lechuga por un máximo de 15 minutos. 

Desinfectar con agua oxigenada: El peróxido de hidrógeno elimina las bacterias mediante un proceso de oxidación y no es tóxico. Para emplearlo bastará con mezclar 1 litro de agua con 100 ml de este antiséptico y seguir el proceso de limpieza antes esbozado.

Desinfectar lechuga y dejar en remojo

Desinfectar con lejía: Importante, el producto a utilizar es la lejía de uso alimentario por ninguna razón emplearemos las presentaciones de este producto químico para limpieza, debido a que resulta altamente tóxico. Para emplear mezclamos 1 litro de agua por cada cucharadita de lejía alimentaria, y luego procederemos con el proceso antes señalado. 

Desinfectar con Bicarbonato de sodio: Este producto es una maravilla porque no es tóxico y tampoco deja sabor en las comidas. Para emplearlo bastará con verter 1 litro de agua entre caliente y tibia con 2 o 3 cucharaditas de este compuesto soluble en un recipiente, y luego realizar el resto del procedimiento de limpieza. 

Johen Velasco

Mercadólogo egresado de la Universidad Latinoamericana y del Caribe, Especialista en Marketing Digital, Blogger, Gerencia y emprendimiento. Amante de los animales, de la naturaleza, y de los libros.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias