Cómo comer picante durante el embarazo y no morir en el intento por las náuseas

Los antojos en el embarazo son lo más común y no hay que dejarlos pasar. Aún así, hay que tener ciertos cuidados, como el consumo de picante durante esta etapa. Mira qué debes evitar y cómo consumirlo, evitando entonces las terribles náuseas.

¿Se te antojó comer picante en el embarazo? No te preocupes, ¡es muy común! Mientras esperas a un bebé, las hormonas sacuden tu sentido del olfato y del gusto, lo que provoca querer comer alimentos con sabores fuertes. 

Sin embargo, aquí radica una preocupación en las mujeres embarazadas: ¿el picante podría afectar a los recién nacidos? Ningún estudio demuestra que consumir este alimento sea perjudicial; incluso, puede traer beneficios y aquí te los contamos.

Qué ventajas e inconvenientes puede traer el consumo de picante durante el embarazo.

Como decíamos anteriormente, muchas madres piensan que el picante es una comida demasiado fuerte para el neonato. Sin embargo, es solo un mito. Diversos estudios han demostrado que los sabores pueden pasarse de la madre al hijo, a través del líquido amniótico, lo que significa que los futuros gustos culinarios del bebé se ven afectados por lo que la madre come mientras está encinta.

En cuanto al estado de ánimo de tu bebé, los únicos alimentos demostrados que provocan que el bebé esté más activo son los carbohidratos. Por lo que, si se te antoja mucho comer algo picante, puedes hacerlo siempre y cuando no lo combines con demasiados hidratos. 

Comer picante durante el embarazo no afecta negativamente al bebé.

Si bien no afecta al bebé comer picantes, la madre si debe consumirlo con control y prudencia porque los excesos siempre son malos. Procura seguir una dieta balanceada durante esta etapa, sino tu aparato digestivo se verá afectado. Aparecerá la terrible acidez y náuseas matutinas. 

Para evitar tener este problema, lo mejor es comer el picante en pequeñas dosis espaciadas. Si continúas sufriendo problemas digestivos, lo mejor será que dejes este tipo de comida durante un tiempo. 

Recuerda: no todos los antojos que tienes durante el embarazo son malos. De hecho, tener ansias por un alimento es una señal que tu cuerpo te envía cuando carece de algún nutriente importante para tí y tu bebé. Por lo tanto, debes escuchar tus sensaciones y comer lo que te apetece.

Más Noticias