Con 2 ingredientes de la cocina, podrás quitar las manchas más difíciles de la alfombra Con 2 ingredientes de la cocina, podrás quitar las manchas más difíciles de la alfombra

Con 2 ingredientes de la cocina, podrás quitar las manchas más difíciles de la alfombra

Los niños jugando, el perro embarrado del jardín, personas llegando con camperas mojadas de la lluvia, una copa de vino derramada en la cena... son algunas de las causas de las peores manchas en la alfombra. Aprende cómo eliminarlas con solo 2 ingredientes de cocina.

Las alfombras requieren mantenimiento para prolongar su buen estado. Sin embargo, a diferencia de lo que muchos piensan, no es necesario contratar especialistas en limpieza o acudir a productos químicos que, con el tiempo, arruinan la durabilidad de la misma.

Conociendo ciertos trucos caseros, usando productos domésticos de todos los días, es posible eliminar las manchas y dejar las alfombras como nuevas. En este caso, la sal o el bicarbonato de sodio son tus nuevos mejores amigos.

Cómo limpiar las alfombras de manera natural.

Con bicarbonato de sodio

  1. Sacudir el polvo y dejar la alfombra extendida.
  2. Espolvorear una capa generosa de bicarbonato de sodio. Dejar actuar durante varias horas, o incluso, durante la noche.
  3. Por la mañana, aspirar el bicarbonato.
  4. Si aún hay manchas, verter 1 taza de agua caliente en un recipiente. Añadir 2 cucharadas de detergente líquido.
  5. Pasar el líquido con una esponja sobre la mancha hasta que desaparezca.
  6. Humedecer un paño con agua tibia y frotar para enjuagar el detergente que haya quedado. Secar la alfombra al aire libre.
Sal y bicarbonato de sodio, dos aliados contra las manchas de las alfombras.

Con sal

  1. Espolvorear la alfombra con sal fina. Así, se arrastrará el polvo que haya penetrado en la alfombra.
  2. Con un cepillo, remover la sal. Esto terminará de eliminar todas partículas y basura que se hayan acumulado en la alfombra.
  3. Una vez que se removió la sal, en un recipiente con agua echar un chorro de amoníaco. Cepillar la alfombra con este líquido.
  4. Echar un chorrito de vinagre a un recipiente con agua caliente. Humedecer un trapo y luego escurrirlo.
  5. Pasar el trapo por la alfombra para darle el toque final y terminar de limpiarla.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias