Croquetas de remolacha: ¡vas a querer comer hasta la última!

La remolacha es una hortaliza que nos aporta grandes beneficios al consumirla. Existen varias formas de cocinarla e inclusive puede comerse cruda tanto la raíz como las hojas. Te enseñamos a preparar unas croquetas muy saludables y exquisitas de hojas de remolacha.

La remolacha tiene un sabor muy dulce debido a la cantidad de azúcares que posee sobretodo en su raíz, aunque a pesar de ello tiene muy pocas calorías por lo que es muy recomendable para las dietas  (posee 40 Kcal cada 100 gr, aproximadamente, 1 remolacha tiene el equivalente a media manzana).

Remolacha

Es rica en flavonoides, que son agentes que previenen la aparición de tumores,  y tiene propiedades antioxidantes que nos benefician a la hora de depurar y desintoxicar nuestros órganos, como el hígado o el riñón. Es buena fuente de hierro y de vitamina C lo cual hace que ese hierro que nos aporta sea fácilmente asimilable. Contiene ácido fólico, vitaminas del  grupo B, potasio, disminuye el colesterol, reduce la hipertensión y purifica nuestras arterias. Su gran aporte de fibra combate el estreñimiento.

Remolacha

Hoy te enseñamos a preparar unas riquísimas croquetas de remolacha que cocinaremos al horno para que sean más saludables, sólo utilizando las hojas, y después con la raíz puedes hacer ensaladas o humus o lo que más te guste.

Croquetas de remolacha:

1. Lavamos las hojas de remolacha y las cortamos en tiritas finas.

hojas de remolacha picadas

2. Aparte picamos una cebolla y la salteamos con un chorrito de aceite en una sarten, salpimentamos a gusto. Si te apetece puedes agregar un diente de ajo también picado.

3. Cuando nuestra cebolla está blanqueada o cocida le agregamos las hojas de remolacha cortadas y si hace falta echamos un poquito de agua, una vez que la hoja se cocinó (queda blanda y tierna como la acelga o la espinaca cuando la cocinamos) apagamos el fuego.

salteamos la cebolla junto a la remolacha

4. Batimos 1 huevo para un solo atado de hojas de remolacha o 2 huevos para 2 atados. Salpimentamos, y si quieres puedes agregar nuez moscada, pimentón y/o óregano.

5. Colocamos nuestra remolacha cocida a  los huevos, agregamos queso rallado a gusto y por último harina,  hasta lograr una mezcla homogénea capaz de tomar con una cuchara y que al depositarla en una fuente quede medianamente sólida (y no se nos desparrame por toda la fuente).

Croquetas de remolacha

6. Vamos haciendo croquetas con cada cucharada y las vamos poniendo en una fuente para horno enaceitada. Y las metemos al horno hasta que estén listas, si te gustan doradas de ambos lados a mitad de cocción puedes darlas vuelta. 

Para la próxima te contamos como hacer un humus de remolacha con la raíz para que puedas aprovechar toda la planta ;)

Más Noticias