Enfermedad renal: ¿el olvido de la salud pública?

La escasez de financiamiento lleva a dos fenómenos alarmantes: un aumento en la aparición de enfermedad renal en la población y a una mayor mortalidad por las condiciones de enfermedad no controlada.

Por: Redacción mui

La enfermedad renal (ER) afecta a más de 750 millones de personas en todo el mundo. Su carga, detección y tratamiento varían a lo largo del planeta. Sin embargo, es una enfermedad descuidada en la agenda global de políticas de salud.

Esta situación es preocupante ya que, según el Estudio Global de la Carga de Enfermedad, en 2015 murieron 1.2 millones de personas en todo el mundo y más de 2 millones en 2010 debido a que no tuvieron acceso a diálisis.

Es posible, incluso, que pueda contribuir a más muertes que las 4 principales Enfermedades No Comunicables (enfermedad cardiovascular, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes).

La naturaleza compleja y costosa de la atención de la enfermedad renal está relacionada con las políticas públicas y la situación financiera de cada país. Entonces, es imperativo lograr un lugar preponderante en las agendas de salud pública global, y en Argentina en particular, destinando los recursos necesarios para su atención integral, señala el doctor Alfredo Casaliba, Presidente de la Asociación Regional de Diálisis y Trasplantes Renales de Capital Federal y Provincia de Buenos Aires.

Así, las naciones más solventes, que destinan un porcentaje mayor del PBI en salud mejoran la proporción de diálisis-a-trasplante, aumentando las tasas de trasplante de riñón.
Además de los factores genéticos, ambientales y clínicos ligados a la enfermedad renal, las personas de bajo estatus socioeconómico llevan la mayor carga.

Más noticias de VIDASANA