Si siempre te gustó andar descalzo, ¡es tu oportunidad!

Tu mamá te retaba porque tomabas frío, te podías lastimar o resbalarte. ¡Pero tranquilo! Andar descalzó en casa es muy bueno y te mostramos sus beneficios.

Si sos fans de sacarte los zapatos, hasta las medidas y caminar descalzo por tu hogar, sea verano o invierno, ¡enhorabuena!

Se trata de un ejercicio tonificante para el cuerpo ya que los pies tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas y muchos son los órganos que se benefician con esta actividad.

Desde el punto de vista de los huesos, es muy bueno para mejorar la estructura anatómica y los procesos mecánicos del cuerpo.

Si lo intentamos en distintas superficies, la planta de los pies realizará un trabajo diferente al que está acostumbrado cuando está dentro de un zapato.

Todo esto, permite además que la sangre se impulse de mejor manera hacia el corazón.

En caso de bebés, para tener más seguridad y mejor percepción del espacio, y ancianos, para eliminar tensión muscular de estar mucho tiempo sentados o acostados, andar descalzo es fenomenal.

Lo ideal es caminar descalzos una hora por día. Un buen ejercicio es andar de puntillas y luego sobre los talones, para fortalecer los pies. ¿Lo intentarás?

Maria Laura Lago

Locutora Integral de Radio y Televisión egresada en el Instituto Eter. Estudiante de la Tecnicatura en Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Community Manager. Docente en Nivel Secundario.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias