¿Sientes mucho dolor? Prueba el té de cúrcuma y jengibre, un analgésico natural

El jengibre y la cúrcuma son dos ingredientes de múltiples usos para distintos tratamientos, no solo para la salud, sino también para la belleza. Si requieres calmar algún dolor corporal, es ideal y aquí, te traemos la receta.

El jengibre y la cúrcuma, dos raíces muy empleadas para distintos tratamientos. Ambos poseen importantes propiedades antiinflamatorias, diuréticas, digestivas, antioxidantes y adelgazantes.

Por todo ello, es un buen aliado para quienes intentan bajar de peso ya que tienen la capacidad de combatir la retención de líquidos, desinflamar la zona abdominal, mejorar el tránsito intestinal y acelerar el metabolismo, lo que propicia la quema de grasa. 

Cúrcuma y jengibre, dos super ingredientes.

Hoy elaboraremos té de cúrcuma y jengibre para sacarle provecho a todos sus beneficios: está indicado para aliviar el dolor articular, ayuda a fortalecer el sistema inmune y es aliado de infecciones víricas y bacterianas. Además, es fácil, rápido, económico ¡y no tiene azúcar!

Ingredientes:

Té de cúrcuma y jengibre.

Procedimiento:

  1. Pon el agua a hervir en un cazo u olla. 
  2. Pela el jengibre, corta una rodaja más bien fina y añádela al agua. Haz lo mismo con la cúrcuma.
  3. Exprime el zumo de medio limón y agrégalo al cazo, junto con la rama de canela. 
  4. Cocina el té durante 5 minutos a fuego lento, apaga el fuego y deja que repose otros 5 minutos. Después, cuela el té de cúrcuma y jengibre y sírvelo. 
  5. Si necesitas endulzar, hazlo con edulcorante o miel. ¡Listo!

Más Noticias