Vida Sana

Yoga durante el embarazo: Relaja cuerpo y mente con 5 rápidos ejercicios

El embarazo es una hermosa etapa para la mujer, pero sin dudas, implica muchos cambios. El yoga puede convertirse en una práctica ideal para aquellas que quieran relajar cuerpo y mente. Realiza estos 5 rápidos y sencillos ejercicios de yoga para el embarazo.

Yoga durante el embarazo: Relaja cuerpo y mente con 5 rápidos ejercicios
Yoga durante el embarazo: Relaja cuerpo y mente con 5 rápidos ejercicios

El embarazo es una época de grandes cambios para la mujer, a nivel físico y psicológico. La maternidad produce felicidad, pero también miedos, dudas y estrés. No te preocupes, nada es imposible de solucionar.

El yoga es una disciplina que equilibra el cuerpo y la mente; por ello, es ideal para practicar durante esta etapa. En AXA Heatlh Keeper compartieron 5 ejercicios de yoga, rápidos y fáciles, para el embarazo. 

Practica yoga durante el embarazo.

Beneficios del yoga en embarazadas:

5 ejercicios de yoga para practicar durante el embarazo.

5 ejercicios para relajar el cuerpo durante el embarazo:

Postura del árbol. De pie. Coloca el pie derecho sobre la parte interna del muslo o rodilla izquierda. Junta las palmas de las manos por encima de tu cabeza y mantén el equilibrio. Respira normal, inspirando por la nariz y espirando por la boca. Te ayudará a equilibrar el eje de tu cuerpo que irá cambiando según tu peso aumente.

Postura del árbol.

Postura de la danza. De pie. Coge el pie derecho con la mano del mismo lado y extiende la pierna haca atrás. El otro brazo queda extendido hacia delante para mantener el equilibrio. Respira normal. Esta postura refuerza tu espalda y tus abdominales.

Postura de la danza.

Postura del puente. Boca arriba. Rodillas flexionadas. Los brazos estirados a lo largo del cuerpo. Intenta cogerte los tobillos con las manos. Eleva la pelvis y aguanta la posición. Inspira lento y profundo. Fortaleces la pelvis, el abdomen y los glúteos.

Postura del puente.

Postura de fuerza. Colócate en cuclillas. Junta las manos como si rezaras y con ayuda de los codos abre tus rodillas. Las puntas de los pies miran hacia fuera. Te ayudará a fortalecer el suelo pélvico.

Postura de fuerza.

Postura del gato. A cuatro patas. Encorva la espalda para estirar todas las vértebras, mientras inspiras. Aguanta unos segundos en apnea y baja las lumbares para hacer la curvatura contraria mientras espiras. Aliviarás los dolores de lumbares y fortalecerás toda la espalda.

Postura del gato.

Maria Laura Lago

Locutora Integral de Radio y Televisión egresada en el Instituto Eter. Estudiante de la Tecnicatura en Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Community Manager. Docente en Nivel Secundario.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias